acerca de la noche – 34

000

Atraje la noche hasta aquí,

para mirarla a los ojos.

000

No tiene ojos la noche,

000

párpado inmenso que se cierra sobre la tierra,

000

de qué caimán cósmico

con coletazos de astros…

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018

Anuncios

divertimento acerca de la noche

000

Boletín informativo 9 a.m.

Esta madrugada, en una operación sin precedentes, fueron arrestados la Noche y la Oscuridad junto con sus secuaces, la Luna y las Estrellas, cuando intentaban escabullirse por las regiones del occidente. Según nuestros enviados especiales, se espera que en pocas horas se desmantele asimismo la Secta de los Astrónomos.

A la noche se le imputa propiciar sueños y armar insurrecciones, alentar utopías, manipular a los insomnes, engañar a las vírgenes, hinchar los ríos, excitar a los adolescentes, animar a los objetos, estimular la lucidez de los suicidas, encubrir a los fugitivos.

La luna es acusada de trasvestismo reincidente, de hacer aullar los lobos y entristecer a los perros, inspirar poetastros, embelesar a los enamorados, blasfemar contra el calendario, practicar el ilusionismo crónico.

Las estrellas, que han sido concentradas bajo estrecha vigilancia en trenes y camiones requeridos por las autoridades competentes, tienen cargos por ridiculización del sol, sedición, asociación para delinquir, reproducción ilícita, polución nocturna, estafa a los servicios de la energía.

La oscuridad, que algunos consideran como el cerebro y cabecilla del complot, pues de complot se trata, además de compartir los cargos anteriores, añade al sumario el ocultismo, la confusión de ideas, homerismo (SIC), erotomanía recurrente, insubordinación a la luz, rebelión, connivencia con quimeras nocturnas, producción de la sombra, atenuación de los colores, sublimación de los sentidos, incitación a la perspicacia y a la poesía.

En cuanto a la Secta de los Astrónomos, donde conspiran poetas, músicos, rastas, psiquiatras, humoristas, prostitutas y mendigos, múltiples operativos policiales se realizan a esta misma hora, contra los que se consideran como la quinta columna, infiltrados en la sociedad con el fin de preparar las conciencias para las próximas etapas de un plan maquiavélico que no ha podido ser aún determinado con exactitud.

 

8 p.m Flash última hora

Después de reconocer fallas en el operativo llevado a cabo esta mañana y ante la evidencia de la fuga masiva y, a todas luces, coordinada de los imputados, que cada quien puede constatar en este mismo momento, las autoridades se han reunido para sacar las conclusiones que se imponen y tomar las medidas necesarias. La renuncia de los responsables y de sus ministros de tutela se espera de un momento para otro. Tras el fracaso de la operación, se hace un llamado a la población a que retomen sus costumbres y después de mirar la televisión en espera de nuevas informaciones se vayan a dormir.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018

acerca de la noche (33 – la Historia)

000

Cuando vimos el color de su piel,

su manera sarcástica de diluírse en la sombra,

pensamos de inmediato en los terrores de la noche

y nos dijimos que aquellos seres tan semejantes a nuestra humanidad

solo podían venir de las tinieblas:

creaturas apócrifas,

malditas.

000

Entonces,

en el modo de protegernos y purificarnos de su vista

añadimos maldición a la maldición:

000

destruímos sus naciones,

despojándolos de sus raíces y de su cielo;

los arrojamos, del otro lado de la mar océana,

a la profundidad de las minas;

los mutilamos y los perseguimos y los mutilamos otra vez;

en guisa de frutos, colgamos sus cuerpos mutilados de los árboles;

regateamos su descendencia en los mercados,

pusimos precio a sus máscaras rituales;

les prohibimos llamar a la puerta de nuestros hostales

y cuando lo hicieron decapitamos a sus heraldos y profetas;

jamás alcanzarán nuestro bienestar sagrado.

000

En ello nos empeñamos cada día

escuchando las melodías que su dolor compone.

000

Y su historia es una noche que no halla término

y es también la nuestra.

000

Suena el tambor.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018

acerca de la noche – 32

000

El suelo de la sabana es negro.

Los muertos que deshacen sus huesos

envueltos en lo negro de sus celdas,

todas hechas de raicillas y de sílices amorfos,

encuentran allí un rellano hacia el olvido.

000

(Tú lo sabes, madre).

000

La noche y la muerte comparten,

culpables,

una misma oscuridad,

el mismo veto.

000

Llega la noche,

se restriega.

En el subsuelo oscuro

de antiguas lagunas y cenizas,

las materias orgánicas fermentan su simiente,

000

y

como vástagos bastardos,

se alzan con el sol

líquenes, chusques,

ciudades y mortiños,

arcoiris de asfalto y hojarasca

que cubren con un festón

lo turbio de su origen.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018

acerca de la noche 31

000

Se mueven con la noche que llevan por dentro,

se esquivan en las sombras

esquivando la luna, su reflejo en las charcas.

Grumos de sangre los empujan,

no dejan rastro,

salvo la muerte

que enmudece el aliento.

000

Los precede un rumor,

la urgencia de huir pero ¿cuándo?,

casas desiertas por el camino,

los gatos pardos,

y un silencio que mide las distancias

como un degüello.

000

Desde la oscuridad los guían,

les amañan la víspera,

les cubren las espaldas, los encubren,

calculan

el filo del machete,

les cargan la pólvora.

000

A nada le temen,

¿qué miran sus ojos?

van plantando sus cruces

sembrando necrosis.

Los campos se callan,

no hay gritos,

y el llanto que se oye a lo lejos, solo a lo lejos,

desde su sorda cerrazón nocherniega,

los cañones vacíos, la hoja enromada.

000

Viudas las viudas,

las casas desiertas,

todo en su sitio,

y los muertos muertos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018

acerca de la noche (30)

000

Mientras hablábamos

La noche era el árbol de la palabra.

Mientras hablábamos

como al abrigo de un frondoso y sabio mamoncillo,

Inmenso, como solo la noche sabe ser inmensa.

000

Bajo sus ramas incandescentes

sólo contaban

la exaltación de los verbos,

las piruetas que los adjetivos ensayaban

una y otra vez en el aire invisible,

ansiosos de impresionar

los nombres de las cosas que exhalaban,

como por descuido, su aliento más íntimo

para nombrar el mundo.

000

Plática donde todo era tensión y vértigo,

encanto o consentimiento.

Ebriedad sumada a la ebriedad.

000

Voces que entrelazadas

secretaban, al margen del bullicio,

estos hilos que remonto en cada pérdida,

en busca de un tejido germinal

donde intentar regenerar el camino.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018

000

acerca de la noche – 29

000

La mañana se despliega por el cuarto,

Y en el estruendo matutino,

Con el último silbo del sereno, se va la noche.

Abres los ojos,

El oído se vuelve indiferente a la minucia,

Como si las hojas dejaran de caer

Y dejaran de crujir las maderas y las sábanas,

Y cesara el goteo de la verdad

Confinado en el insomnio.

El día nos hace sordos.

Todo lo invade, autoritaria, la mirada.

No hay más forma de saber del otro,

De saber si un eco responde alrededor.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018