Tajalápiz

mayo 17, 2015

poéticas pretenciosas (4)

ooo

Como el aire que, vencido, sostiene el vuelo sin rastro de los pájaros,
sin la energía oscura, inalterable, del silencio el poema se desploma.
.

ooo

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

mayo 15, 2015

poéticas pretenciosas (3)

000

Encontrar en cada palabra el carcaj de sus saetas
y al mestizaje errático de sus huellas encontrarle
un lugar propicio para la novedad de sus desvelos

que el poema entonces
busque
escarbe
hurgue
como un sabueso

en el estruendo de las osamentas

000

leonardo torres londño, obra en obra, 2015

mayo 13, 2015

poética pretenciosa 2

la naturaleza es indiferente a toda consideración
la maldad también o la belleza
que alguien tuvo a bien abofetear un día

sólo nuestra voz
traduce su feroz ensimismamiento

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

 

 

mayo 12, 2015

poética pretenciosa

Poesía puede ser cualquier cosa,

no obstante,

cualquier cosa no puede ser poesía

tout est dans le regard?

tout est dans la parole

abril 23, 2015

arrancarse la cara

ooo
y quién debería arrancarse la cara
y quién no

si en el revés de la retina el desdén mutila los muñones
si el hedor se ahoga en el filo transparente de las cocinas
fruncir el ceño desapareció de los genomas
para algo están los coches las orquestas
mientras la selva se desgañita
todo grita y a nadie
a nadie le importaron nunca las palabras

la vergüenza ha sido tanta tantos los horrores los vertederos
todos formando parte de lo mismo
cuatro puntos cardinales cinco continentes
la dinastía voraz de los siglos las fortunas
Dónde el hombre sin la indiferencia del pétalo y la ceniza
sin la hermandad corrupta de sus manos

qué ocurriría si mirásemos si hubiésemos mirado
y si escuchásemos qué
cuánto de todo esto se vendría abajo si quisiéramos

nosotros
nosotros mismos

arrancarse la cara ¿a quién le toca?
cavar un boquete allí donde el afán de abrir los ojos fue clausurando la inocencia
enterrarle el epitelio a los sentidos cinco veces

hacerse hueco

árboles y glaciares reencontrarán acaso la exigencia lenta de sus derroteros

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

marzo 25, 2015

cada vez menos palabras

000

son cada vez menos las palabras
más pequeñas
como arrimadas en su centro

apenas si contienen lo necesario
para variar apenas lo ya dicho

y decir apenas
lo vivido

apenas

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

marzo 14, 2015

en los límites de la ciudad

"Utopía" (frag), Milena Bonilla, 2005

Milena Bonilla, Utopía, 2005

donde la calle viene a morir
000
La hierba renace aquí
(donde la calle viene a morir
y viene a morir el campo),
000 agrieta la acera,
000 000 rompe el sardinel,
000 000 000 descuaja  la calzada.

Apretando en sus raíces el polvo callejero del que espera en vano
los favores de una tierra muelle,
000 reconquista
en el asfalto del suburbio,
donde la ciudad se olvida y se enajena,
algún bastión de su medrado imperio.

Pero llega el sol,
y el sol la quema.

Algo de un duelo nunca suspendido queda aquí,
donde la la calle viene a morir y viene a morir también el campo:

o la fraternidad de la muerte

000

leonardo torres, angarillas de añil, 2003

marzo 4, 2015

bullicio

000

ponte al lado del corazón
déjalo golpear a tus puertas
tanto bullicio no puede ser sino tuyo

tanto temblor mejor por dentro

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

febrero 21, 2015

ilusiones de la frontera

000

Has cruzado la frontera,
se te ve el orgullo desde lejos
como si más allá fuera más arriba y la hipnosis de los horizontes
te hubiera revelado las estrías lentas de su circunferencia.

¡Cómo saber que a tus espaldas,
muesca tras muesca,
se ensachaba el arco de tu muerte!

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

febrero 14, 2015

sangre y fronteras

000

charcos de sangre perfilan las fronteras
un mismo cuchillo la hace correr

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

Página siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 55 seguidores