acerca de la noche 6

000

Primero estaba La Noche insoslayable,

todo en ella vértigo, todo

córnea constelada.

Era tan fácil perderse

sin cenit alguno en las estrellas.

000

Había otra noche debajo del almendro,

menos alta,

atada por un sendero de hormigas a la presencia terca de las raíces.

Hojas en lugar de astros.

000

Y otra más,

bajo los pliegues de las sábanas:

íntima,

necesaria;

000

un abrigo.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

acerca de la noche 5

000

Los chimbilás arañaban los anjeos,

sedientos,

como huérfanos de aquella penumbra donde

la sangre huía por entre sueños

amamantados ¿por qué criatura oscura? hasta hundirse como semillas

en el alma muelle del espanto.

000

Pasaban los fantasmas y el chasquido de sus muertos,

la Patasola,

el chás-chás de los machetes.

Pasaban como huyendo los disparos.

000

No había luna ni silencios;

solo, oscura, la intemperie.

000

Y la noche, la noche sellando los postigos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

acerca de la noche 4

000

VERSION 1

Exhibiendo tan solo el brillo de reliquias viejas,

la noche despojaba al cielo

del azul que encubría su vacío

para darle

la dimensión exacta de su espesura.

000

Los dioses entonces dispersaban su simiente

para solaz de los marinos,

000

y el universo venía a pernoctar en nuestros ojos incrédulos.

000

VERSION 2

Exhibiendo tan solo el brillo de reliquias viejas,

la noche despojaba al cielo

del azul que encubría su vacío

para darle

la dimensión exacta de su espesura.

000

El relato de los dioses dispersaba su simiente

para solaz de los viajeros,

000

y el universo condescendía a pernoctar en el huerto ávido de nuestros ojos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

acerca de la noche 3

000

Noche cerrada. Tres impermeables negros bajo la lluvia,

tres jinetes,

suben por el camino.

Van deshaciendo, lentos,

sumas de oscuridad y lejanías.

000

Sabrán que el aguacero ha enjaulado la casa,

que las aguas hierran su desamparo,

000

porque se apean dando voces en el patio

como si quisieran descorrer

los cerrojos uno por uno.

000

Adentro cesa la espera.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

000

VARIACION UNO

Noche cerrada.

Tres jinetes

suben por el camino.

Uno es mi padre.

Van deshaciendo, lentos,

sumas de oscuridad y lejanía.

Despierto.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

acerca de la noche 1

La noche empezaba a tres pasos de la casa:

terminado el alero, se aunaban las sombras,

incumplía el silencio.

La brisa oficiaba en el dosel del cañadulzal

amolando las hojas;

había un arroyo, sonaba el río,

la magia todavía intacta de sus aguas donde

se acoplaban como peces las oscuridades de la noche.

Más allá del temor y de los pescadores.

Sin duda había un dios y otras

presencias urdidas a la luz de la niñez,

la luna atenta al calendario, a veces atada a un verso,

el despilfarro de estrellas.

Toda ella sujeta a la acechanza.

En cada vibración una lengua que descifrar:

pájaro, reptil,

y dentro del pecho, la misma opacidad, otros enigmas.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

Diario de Alonso Q.

Diario de Alonso Q.

Todos los días salgo;
todos los días
timbres, trenes, nóminas.
La realidad, a empujones.
Y vuelvo
maltrecho, es verdad,
derrotado,
pero hasta ahora he vuelto :
desgastada la coraza,
sucia de estiércol,
de escupitajos,
abollada.
No más salir
me echan por tierra aspas gigantescas;
el mundo me puede,
me pueden sus engaños;
me doblo con su peso;
son los caminos enlodadas trincheras,
duelos perdidos,
alambradas que me van quitando los pellejos.
No lo saben, pero
es a Alonso Quijano el Bueno, al que apalean.
Al otro
lo hallo a mi retorno :
lo mantienen vivo
el mucho leer,
el poco dormir,
y gigantes indefensos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2009 (poema ya publicado)