Tajalápiz

marzo 25, 2015

cada vez menos palabras

000

son cada vez menos las palabras
más pequeñas
como arrimadas en su centro

apenas si contienen lo necesario
para variar apenas lo ya dicho

y decir apenas
lo vivido

apenas

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

marzo 14, 2015

en los límites de la ciudad

"Utopía" (frag), Milena Bonilla, 2005

Milena Bonilla, Utopía, 2005

donde la calle viene a morir
000
La hierba renace aquí
(donde la calle viene a morir
y viene a morir el campo),
000 agrieta la acera,
000 000 rompe el sardinel,
000 000 000 descuaja  la calzada.

Apretando en sus raíces el polvo callejero del que espera en vano
los favores de una tierra muelle,
000 reconquista
en el asfalto del suburbio,
donde la ciudad se olvida y se enajena,
algún bastión de su medrado imperio.

Pero llega el sol,
y el sol la quema.

Algo de un duelo nunca suspendido queda aquí,
donde la la calle viene a morir y viene a morir también el campo:

o la fraternidad de la muerte

000

leonardo torres, angarillas de añil, 2003

marzo 4, 2015

bullicio

000

ponte al lado del corazón
déjalo golpear a tus puertas
tanto bullicio no puede ser sino tuyo

tanto temblor mejor por dentro

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

febrero 21, 2015

ilusiones de la frontera

000

Has cruzado la frontera,
se te ve el orgullo desde lejos
como si más allá fuera más arriba y la hipnosis de los horizontes
te hubiera revelado las estrías lentas de su circunferencia.

¡Cómo saber que a tus espaldas,
muesca tras muesca,
se ensachaba el arco de tu muerte!

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

febrero 14, 2015

sangre y fronteras

000

charcos de sangre perfilan las fronteras
un mismo cuchillo la hace correr

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

febrero 5, 2015

Volvió a su país (poema de fronteras)

000

Volvió a su país,
cerrado el corazón,
los ojos para siempre roca,
en adelante quebradizos, falsos.
Su viaje se hizo aguas
que entraron a gritos por sus gritos
sin faros a la vista ni guardacostas.
En las fronteras apátridas del mar, trágica alcabala:
llevaba poca cosa :
la vida que se arrancó de su pasado y
ocho cuartos de esperanza.

Escaso haber… la muerte fijó los aranceles.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

enero 20, 2015

Remo y Rómulo (poema de fronteras)

000

la línea divisoria estaba allí
aun antes de ser trazada
en el vaivén desigual de los pezones
en la escasez maldita de los pájaros

Remo sólo podía franquearla

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

enero 10, 2015

Lamento de Charlie

Este 7 de enero de 2015, fueron asesinadas 12 personas en la redacción del semanario satírico francés “Charlie Hebdo”; entre ellas, los blancos principales fueron los dibujantes Charb -director de la redacción-, Cabu, Wolinski, Tignous, Honoré y el economista Bernard Maris, cronista del semanario. Las otras víctimas eran miembros del personal y de las fuerzas del orden encargadas de la protección. Otra parte del grupo, en paralelo, asesinó a una joven policía debutante y a cuatro rehenes en un supermercado cacher.

El 13 de agosto de 1999 asesinaron en Colombia, el país donde más se ha empleado la palabra “magnicidio” en las últimas décadas (y donde tantísimas personas han sido asesinadas) a Jaime Garzón, periodista y humorista muy querido por el pueblo colombiano.

Al igual que Garzón, el crimen de Charlie Hebdo fue denunciar las cosas malas y tontas  de los hombres (las gilipolleces como diría mi amigo Alberto) a través del humor, ese humor que es símbolo de libertad, de alegría, de humanidad, de sabiduría, de fraternidad, de frescura, de tolerancia, de placer, de mente sana, de vida.

La misma estupidez malvada y obtusa intentó una vez más silenciarlo.

Este poema, escrito en 1999 en homenaje a Garzón o solo para mitigar mi dolor, pasa hoy, por desgracia, a la tercera persona del plural.

000

Reían
Y eran sus risas la risa de todos
Carrizo azul por donde entraba el aire
Soñaban
Y eran sus sueños el sueño de todos
La pequeña ventana
En sus mochilas llevaban las cosas buenas del hombre

Pero hay quienes tienen las cuencas vacías
El alma dañada
Y sus carracas desiertas
Azuzaron las armas

000

a la memoria de Garzón, Cabu, Charb, Honoré, Tignous, Wolinski, Bernard Maris.

5391455

leonardo torres londoño 1999, 2015

 

enero 2, 2015

Buda (poema de las fronteras)

000

más allá de toda empalizada todo es discordia
entramados gritones teñidos por la precariedad y el miedo

se abre el portón y en la pupila del marrón al blanco es un abismo todo
turbio
– turbio es uno mismo

Bajo el cancel Buda despierta

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

mis mejores deseos para los peregrinos que pasen por aquí.

diciembre 26, 2014

poema de las fronteras – Lot

la

Aunque la línea divisoria se deshaga en las distancias puestas al sol y el llanto seque
aunque el reto se empeñe en la torsión fortuita del camino
un día descubrimos muy adentro y ya de sal
a la mujer de Lot

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2014

Página siguiente »

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50 seguidores