Tajalápiz

junio 23, 2015

poéticas pretenciosas (siete A)

000

Si las palabras tienen por modelo el universo,
la semántica inconclusa de sus galaxias
cuya luz puede ser un rastro de la muerte,
un poema no es más que la intuición de otro orden,
efímero, ritual,
donde el astrólogo cifra sus obsesiones
esperando distraer la perseverancia del desastre.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

junio 22, 2015

poéticas pretenciosas (siete)

000

Si las palabras tienen por modelo el universo,
un poema no es más que la intuición de otro orden,
efímero, ritual,
donde el astrólogo cifra sus obsesiones.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

junio 14, 2015

poéticas pretenciosas (seis)

000

no sé cuánta vida depositan las palabras en el vivir
ni qué milibares medirían la presión para darle la magia de un relato

acaso me equivoco
acaso es vivir lo que infunde sus glóbulos fatales en las palabras
y hace falta la vida entera para saber
qué línea del infinito alcanzaron nuestros pasos

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

junio 7, 2015

poéticas pretenciosas (5 PA)

000

Claro, existo,
como en la penúltima oscuridad de los nidos,
sí,
más acá de las palabras,
donde al lenguaje lo barren las escobas
y se va y se viene,
de camilleros lleno el pensamiento
y en la boca cenizas de cigarrillo.
Al diario.

Pero vivir,
vivir,
solo cuando el verbo, hijuela tras hijuela, penetra en la página
y algo de sí mismo escapa por los renglones
por donde el dolor también se aleja;
y las acequias esperan en el reflejo de unos labios
la razón para ser surco.
Solo cuando me engendro en las palabras.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

junio 5, 2015

poéticas pretenciosas (5 ter)

000

Claro, existo,
como en la penúltima oscuridad de los nidos,
sí,
más acá de las palabras,
donde al lenguaje lo barren las escobas,
y se va y se viene,
de camilleros lleno el pensamiento
y en la boca cenizas de cigarrillo.
Al diario.

Pero vivir,
vivir,
solo cuando el verbo, hijuela tras hijuela, penetra en la página
y algo de sí mismo escapa por los renglones
por donde el dolor también se aleja;
acequias que esperan en el reflejo de unos labios
la razón para ser surco,
para engendrarme, de vez en cuando, en las palabras.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

junio 2, 2015

poéticas pretenciosas (5 bis)

000

Claro, existo,
como en la penúltima oscuridad de los nidos,
sí,
más acá de las palabras,
donde al lenguaje lo barren las escobas,
y se va y se viene,
de camilleros lleno el pensamiento
y en la boca cenizas de cigarrillo.
Al diario.

Pero vivir,
vivir,
sólo cuando el verbo penetra, hijuela tras hijuela, en los vestigios del bosque
para volverse en la pelusa blanda de las páginas
charca en espera de una boca;
solo cuando algo de sí mismo escapa por las acequias
por donde el dolor también se aleja;
y  queda algún reflejo del mundo,
el mundo donde vivo o renazco o muero.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

mayo 27, 2015

poéticas pretenciosas (5)

000

Claro, existo,
como en la penúltima oscuridad de los nidos,
sí,
más acá de las palabras,
donde al lenguaje lo barren las escobas,
y se va y se viene,
de camilleros lleno el pensamiento
y en la boca cenizas de cigarrillo.
Al diario.
Pero vivir,
vivir,
sólo cuando el verbo penetra, hijuela tras hijuela, en los vestigios del bosque
para volverse, en la pelusa blanda de las páginas, memoria compartida;
sólo si en la charca alguien se abreva,
si en la letra que el dolor me dicta alguien se reconoce;
cuando engendra
el eco azaroso del lector en que renazco.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

mayo 17, 2015

poéticas pretenciosas (4)

ooo

Como el aire que, vencido, sostiene el vuelo sin rastro de los pájaros,
sin la energía oscura, inalterable, del silencio el poema se desploma.
.

ooo

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

mayo 15, 2015

poéticas pretenciosas (3)

000

Encontrar en cada palabra el carcaj de sus saetas
y al mestizaje errático de sus huellas encontrarle
un lugar propicio para la novedad de sus desvelos

que el poema entonces
busque
escarbe
hurgue
como un sabueso

en el estruendo de las osamentas

000

leonardo torres londño, obra en obra, 2015

mayo 13, 2015

poética pretenciosa 2

la naturaleza es indiferente a toda consideración
la maldad también o la belleza
que alguien tuvo a bien abofetear un día

sólo nuestra voz
traduce su feroz ensimismamiento

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

 

 

Página siguiente »

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 58 seguidores