acerca de la noche (30)

000

Mientras hablábamos

La noche era el árbol de la palabra.

Mientras hablábamos

como al abrigo de un frondoso y sabio mamoncillo,

Inmenso, como solo la noche sabe ser inmensa.

000

Bajo sus ramas incandescentes

sólo contaban

la exaltación de los verbos,

las piruetas que los adjetivos ensayaban

una y otra vez en el aire invisible,

ansiosos de impresionar

los nombres de las cosas que exhalaban,

como por descuido, su aliento más íntimo

para nombrar el mundo.

000

Plática donde todo era tensión y vértigo,

encanto o consentimiento.

Ebriedad sumada a la ebriedad.

000

Voces que entrelazadas

secretaban, al margen del bullicio,

estos hilos que remonto en cada pérdida,

en busca de un tejido germinal

donde poder regenerar el camino.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018

000

Anuncios

acerca de la noche, insomnio (25)

insomnio

000

Insomnio:

la noche se desdobla.

000

Le ha dejado su caparazón vacío al azul de los relojes…

ya está por dentro,

afanada.

¡Cómo retiñe el trazo oscuro de las derrotas!

¡Con cuánto deleite arruina el traje venidero!

000

Desde el revés que somos

sin dejar de contemplarse afuera

nos habla, la muy canalla,

encarcelados ya los sueños, ya pospuestos,

con una voz que reconocemos como nuestra.

000

Acaso es su susurro la voz de la conciencia.

Acaso no se va nunca

y es la vida esa persistencia suya

en el percance diurno,

en el revés del día.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2017

acerca de la noche (22)

000

La noche se ha escapado por el silencio,

ha puesto por en medio su inmensidad de azules.

Las palabras, condenadas al trajín diurno de desguazar los sueños,

tan solo atinan a enlazar señuelos.

Porque la noche está más allá,

mirando cómo juegan los adverbios en las orillas húmedas del alba.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2017

acerca de la noche 21 (comienzo)

000

Yo sé de ríos negros

por los que viaja la noche,

de arenas grises donde tiende al sol

su secreta lascivia;

he sentido sus peces,

plata oscura,

dormir bajo las piedras

y abrazados a ella ignorar la muerte;

he cruzado a vado

la corriente que trastorna

el gris del viento y adormece las brújulas

que buscan en la diagonal triste de la orilla un horizonte,

los remolinos donde la noche se recrea

y baila y se inventa con el barro nuevos avatares.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2017

acerca de la noche 22

000

La noche me dijo:

quítale el cerrojo a tu oscuridad y vente conmigo.

Entrelazados hasta alcanzar las fronteras del alba

seré, como todo buen camino, tu compañera.

000

La ciudad que ha tendido a mi sombra los hilos

donde colgar los esguinces al pasado,

afila en los zaguanes el acero de sus luces:

pronto se rasgarán las máscaras del día

y perderán su lastre y derrotero las palabras.

La sangre absorberá la levedad de otros colores.

000

Es hora,

la fábula te espera

y en las marismas de ti mismo

te espera también la pesadilla.

000

Los espejos ondulantes del amanecer dirán

si llegaste a ser otro, si sigues siendo el mismo.

Y el estado de los cerrojos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2017

acerca de la noche (21) fragmento

ooo

Mocoa (Colombia)

 

 

 

 

 

 

 

Yo sé de ríos negros que la noche disfraza con sus aguas letales

mientras las lluvias golpean en el fastidio hipnótico de los ribereños

la tosudez de sus miserias.

En un instante se echan encima,

secuaces de una infame fechoría,

horda mineral de dragones hambrientos,

ni madre ni dios,

hinchándose el torrente de barro,

hinchándose la noche, insaciables,

destrozan los límites,

arrasan estribos y sementeras,

arrastran las cunas con su llanto adentro,

los gemidos, los rezos impotentes,

todo en un instante de fango y agua letal y piedras,

que deja en el limo de las orillas aleladas

y de gentes lelas,

la costra vieja de la vieja indiferencia.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2017