acerca de la noche (18)

000

Corro los postigos y la luz del día no aparece,

pese a la desmañada figuración del sol.

Las flores abrieron, es verdad,

las gentes empujan, cansinas, su rutina pues

los relojes echaron a correr antes del alba.

Y el alba pasó y no hay luz.

« Será el invierno », me digo, mirando el calendario

y en el cielo gris lo gris de su deshoje;

« o mis ojos, quizás », cuyo horizonte boga hacia las sombras.

000

Del mundo llega un eco: tal parece que

la historia no deja de nacer entre descombros,

sin lograr saciar la indiferencia.

Las ciudades se vuelven ruinas sin mediar el tiempo,

la locura aupando a la avidez y a la miseria hasta dejar solo

el cascarón del hombre, su corazón ausente.

Y muerte y luto y la orfandad preñada.

000

A lo mejor, en medio de las llamas, todo es oscuridad

y la luz empieza allí donde crepita, señera, alguna voz.

Pero ¿dónde?

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

acerca de la noche 7

000

Contemplando el cielo nocturno

comprendí mi propia pequeñez.

Temeroso,

me puse al abrigo bajo las rocas.

000

En el regazo de aquella oscuridad rupestre,

y para no sentirme solo,

imprimí en las paredes las huellas de mis manos.

Queriendo dominar su ímpetu, pinté

caballos, fieras, manadas de bisontes.

000

Me hallé con su hermosura,

000

y entonces eché de menos las estrellas.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

acerca de la noche 6

000

Primero estaba La Noche insoslayable,

todo en ella vértigo, todo

córnea constelada.

Era tan fácil perderse

sin cenit alguno en las estrellas.

000

Había otra noche debajo del almendro,

menos alta,

atada por un sendero de hormigas a la presencia terca de las raíces.

Hojas en lugar de astros.

000

Y otra más,

bajo los pliegues de las sábanas:

íntima,

necesaria;

000

un abrigo.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

acerca de la noche 5

000

Los chimbilás arañaban los anjeos,

sedientos,

como huérfanos de aquella penumbra donde

la sangre huía por entre sueños

amamantados ¿por qué criatura oscura? hasta hundirse como semillas

en el alma muelle del espanto.

000

Pasaban los fantasmas y el chasquido de sus muertos,

la Patasola,

el chás-chás de los machetes.

Pasaban como huyendo los disparos.

000

No había luna ni silencios;

solo, oscura, la intemperie.

000

Y la noche, la noche sellando los postigos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

acerca de la noche 4

000

VERSION 1

Exhibiendo tan solo el brillo de reliquias viejas,

la noche despojaba al cielo

del azul que encubría su vacío

para darle

la dimensión exacta de su espesura.

000

Los dioses entonces dispersaban su simiente

para solaz de los marinos,

000

y el universo venía a pernoctar en nuestros ojos incrédulos.

000

VERSION 2

Exhibiendo tan solo el brillo de reliquias viejas,

la noche despojaba al cielo

del azul que encubría su vacío

para darle

la dimensión exacta de su espesura.

000

El relato de los dioses dispersaba su simiente

para solaz de los viajeros,

000

y el universo condescendía a pernoctar en el huerto ávido de nuestros ojos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

acerca de la noche 3

000

Noche cerrada. Tres impermeables negros bajo la lluvia,

tres jinetes,

suben por el camino.

Van deshaciendo, lentos,

sumas de oscuridad y lejanías.

000

Sabrán que el aguacero ha enjaulado la casa,

que las aguas hierran su desamparo,

000

porque se apean dando voces en el patio

como si quisieran descorrer

los cerrojos uno por uno.

000

Adentro cesa la espera.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

000

VARIACION UNO

Noche cerrada.

Tres jinetes

suben por el camino.

Uno es mi padre.

Van deshaciendo, lentos,

sumas de oscuridad y lejanía.

Despierto.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016