acerca de la noche 21 (cuarta)

Y he visto desde los puentes ríos de alquitrán

en cuyo limo

el vientre de la tierra constata su propia agonía,

encinta de una cerrazón sin horizontes.

No hay peces en sus aguas moribundas,

solo corrupción, heces,

fruto de nuestro yerro voraz, infatigable.

He cruzado puentes inútiles sobre esqueletos de ríos, inmóviles en sus

lechos donde la espuma ni siquiera es un recuerdo.

He escuchado cómo aúllan por debajo de la ciudad

ríos fantasmas condenados en la oscuridad de las cloacas

a su auto de fé cotidiano.

Por las cascadas baja un orín lento

que las piedras sorben sedientas detrás de las neblinas.

Se oxidan en las orillas las bateas narcóticas,

ya no hay oro ni dioses,

por la corriente turbia solo azogue y pestilencia.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018

Anuncios

acerca de la noche (27)

000

El zarzo ha ido llenándose de ruidos

y no son los ladrones;

como las clavijas que rechinan en la armazón,

sobrecogidas,

el pasado empieza a dibujar su sombra en cada cosa,

en cada gesto,

sus rastros hacen ruido en los rincones…

000

la noche entra en la casa.

Vendrán a lo mejor los sueños, las quimeras…

no es hora de huir,

es hora de cerrar los postigos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2017

acerca de la noche, insomnio (25)

insomnio

000

Insomnio:

la noche se desdobla.

000

Le ha dejado su caparazón vacío al azul de los relojes…

ya está por dentro,

afanada.

¡Cómo retiñe el trazo oscuro de las derrotas!

¡Con cuánto deleite arruina el traje venidero!

000

Desde el revés que somos

sin dejar de contemplarse afuera

nos habla, la muy canalla,

encarcelados ya los sueños, ya pospuestos,

con una voz que reconocemos como nuestra.

000

Acaso es su susurro la voz de la conciencia.

Acaso no se va nunca

y es la vida esa persistencia suya

en el percance diurno,

en el revés del día.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2017

acerca de la noche 21 (comienzo)

000

Yo sé de ríos negros

por los que viaja la noche,

de arenas grises donde tiende al sol

su secreta lascivia;

he sentido sus peces,

plata oscura,

dormir bajo las piedras

y abrazados a ella ignorar la muerte;

he cruzado a vado

la corriente que trastorna

el gris del viento y adormece las brújulas

que buscan en la diagonal triste de la orilla un horizonte,

los remolinos donde la noche se recrea

y baila y se inventa con el barro nuevos avatares.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2017

acerca de la noche 22

000

La noche me dijo:

quítale el cerrojo a tu oscuridad y vente conmigo.

Entrelazados hasta alcanzar las fronteras del alba

seré, como todo buen camino, tu compañera.

000

La ciudad que ha tendido a mi sombra los hilos

donde colgar los esguinces al pasado,

afila en los zaguanes el acero de sus luces:

pronto se rasgarán las máscaras del día

y perderán su lastre y derrotero las palabras.

La sangre absorberá la levedad de otros colores.

000

Es hora,

la fábula te espera

y en las marismas de ti mismo

te espera también la pesadilla.

000

Los espejos ondulantes del amanecer dirán

si llegaste a ser otro, si sigues siendo el mismo.

Y el estado de los cerrojos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2017

acerca de la noche 16 (criaturas nocturnas)

000

Sorprendentes mariposas nocturnas,

polillas

que todos espantan y aborrecen.

La belleza bronca de sus alas ¿quién la aprecia, quién la adivina siquiera?

En su organismo, todo prescinde del sol,

nacen para reinar en la oscuridad.

¿Cómo entenderlas?

De espaldas a la noche

que les brinda sus cielos

donde riñen estrellas y luciérnagas,

enloquecidas,

se agotan hasta morir

a los pies de un impertinente bombillo.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016