acerca de la noche (18)

000

Corro los postigos y la luz del día no aparece,

pese a la desmañada figuración del sol.

Las flores abrieron, es verdad,

las gentes empujan, cansinas, su rutina pues

los relojes echaron a correr antes del alba.

Y el alba pasó y no hay luz.

« Será el invierno », me digo, mirando el calendario

y en el cielo gris lo gris de su deshoje;

« o mis ojos, quizás », cuyo horizonte boga hacia las sombras.

000

Del mundo llega un eco: tal parece que

la historia no deja de nacer entre descombros,

sin lograr saciar la indiferencia.

Las ciudades se vuelven ruinas sin mediar el tiempo,

la locura aupando a la avidez y a la miseria hasta dejar solo

el cascarón del hombre, su corazón ausente.

Y muerte y luto y la orfandad preñada.

000

A lo mejor, en medio de las llamas, todo es oscuridad

y la luz empieza allí donde crepita, señera, alguna voz.

Pero ¿dónde?

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

Anuncios

Acerca de la noche – 14

000

Después de las doce, la noche se ponía sus máscaras:

los hombres sumaban su propia oscuridad

00000000000000000000a la oscuridad tramposa de las calles.

000

Frío el aire del acero, y el añil cortante,

falsos los silencios al pie de la cuesta.

000

De pie, detrás de cada árbol, los peligros hacían temblar

la incertidumbre en la cara de todas las monedas, pero

la edad de los indultos que nos guiaba nos llevaba de vuelta a casa,

indemnes,

ahítos,

el ánimo despierto, hecho un rebrujo.

000

Entendíamos así que aquella oscuridad que empollaba el día,

empollaba también su luz,

0000nuestras laceraciones,

00000000todos los anhelos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016