acerca de la noche – 37

000

La noche llora cuando el alba llega,

me decían :

un llanto quedo y sin orgullo

cubierto por el ruido de los pájaros

como una despedida inútil, redundante.

000

Yo salía a mirar

y en los prados me parecía ver las lágrimas

todavía frescas, todavía frágiles, enteras,

que la noche, en cada hoja, ofrecía sin pudor al vigor de la mañana.

000

Y desde entonces no he dejado de pensar que de verdad llora

y es la tierra quien recoge aquel óbolo diario

que, al desvanecerse en el desdén del día,

no alcanza nunca a detener la pena,

no alcanza siquiera a detener la arremetida del desierto.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2018

 

4 pensamientos en “acerca de la noche – 37

  1. Tus poemas parecen seguir aquel verso tan radical de Alberto Caeiro: “Yo ni siquiera soy poeta: veo”… Gracias por brindarnos una lección poética y mostrarnos el mundo con intensidad, honestidad y ternura.

  2. Mil y mil gracias C. Temboury pour este comentario que me produce una gran emoción. Y, obviamente, gracia por tu lectura!
    En cuanto a la visión que sugiere Alberto Caeiro… pues me he ido convenciendo con los años de que son las palabras las verdaderas pupilas, que es a través de ellas, que a veces logro ver alguna que otra cosa y, tal parece que hay alguna que otra persona que se encuentra en esa mirada.
    Un saludo especial

  3. No se puede detener la arremetida del desierto. Y aunque uno llore junto con la noche e insista en las palabras, frescas, frágiles, enteras, no se detiene…
    Gracias por tu mirada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s