acerca de la noche (13)

000

Para entonces la medianoche era una hendija por donde desaparecían las horas,

un cenit latente que saldaba la cuenta del tiempo.

Era también una ilusión y una pregunta,

000

pues éramos niños, sí,

y las doce campanadas sonaban solo por el ojo oscuro de los sueños.

000

Crecer, crecer,

echar abajo los tabúes, las fronteras.

000

Si por aquella brecha alimentaban nuestra inocencia

con el óbolo enmascarado que custodia las infancias

¿qué regalaba la medianoche a los adultos?

¿de qué batallas o ebriedades era el campo?

000

¿Era una puerta

por donde la oscuridad brindaba otra luz,

un hito en que los cuerpos quebraban su medida,

un grito acaso?

000

La medianoche nos llamaba

y desde su infinito de afueras nos sacudía por dentro,

como un badajo, la imminente adolescencia.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2016

7 pensamientos en “acerca de la noche (13)

  1. no sé si será muy original, lo que me gusta es que veo en ella esa forma de adentrarse en los sueños que tienen los niños, como si fuera ir y mirar a través del ojo de la cerradura, se sabe que existe algo del otro lado, que sólo una puerta nos separa, y algo ocurre de lo cual somos partícipes y espectadores, a la vez. En “el ojo oscuro de los sueños” está condensado eso que también nos mira, al mismo tiempo que lo miramos. Pudiera escribirte mucho más acerca de esa imagen y todo lo que provoca en mí. Como ves, ¿qué tanto importa que sea original o no? Y tal vez, mi querido Leonardo, los niños duermen también para hacerse chiquiticos y meterse por el ojo oscuro de los sueños y mirarse

  2. a sí mismos en la pequeñez, en lo minúsculo, que apenas respira, se expande y no crece. la infancia que no crece, diría la propia anamaría.

  3. Ya ves que a veces me preocupa encontrar cosas no demasiado gastadas, siempre he tenido miedo (aunque sea un pecado que cometo diariamente) a utilizar esas imágenes manidas que tanto me exasperan cuando leo poesía, esa poesía que se ha vuelto tan de moda, en particular en los blogs. Por fortuna tengo a una lectora como tú que siempre va más allá del texto, que lo penetra hasta sus lugares más recónditos, que lo mira por detrás y al revés y al derecho. Tu capacidad de lectura, ya lo sabes, siempre me ha impresionado y siempre ha sido un firme apoyo y un aliciente para sentarme de nuevo ante la página y tratar de extraerle, con gran trabajo a menudo, algunas imágenes a las palabras.
    En cuanto al ojo, es verdad, es un elemento fascinante y lleno de posibilidades poéticas (son varias las veces que he observado gráficos y fotografías de ese órgano para saber qué más puede decirnos). Junto a la noche y a la infancia que no crece, ha de enriquecerse, sin duda.
    Abrazos agradecidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s