Diario de Alonso Q.

Diario de Alonso Q.

Todos los días salgo;
todos los días
timbres, trenes, nóminas.
La realidad, a empujones.
Y vuelvo
maltrecho, es verdad,
derrotado,
pero hasta ahora he vuelto :
desgastada la coraza,
sucia de estiércol,
de escupitajos,
abollada.
No más salir
me echan por tierra aspas gigantescas;
el mundo me puede,
me pueden sus engaños;
me doblo con su peso;
son los caminos enlodadas trincheras,
duelos perdidos,
alambradas que me van quitando los pellejos.
No lo saben, pero
es a Alonso Quijano el Bueno, al que apalean.
Al otro
lo hallo a mi retorno :
lo mantienen vivo
el mucho leer,
el poco dormir,
y gigantes indefensos.

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2009 (poema ya publicado)

6 pensamientos en “Diario de Alonso Q.

  1. el que siempre retorna, adarga antigua y rocín flaco, el siempre vivo, insomne, el indefenso, el habitado de gigantes y doncellas, el corazón al viento. Hermosísimo poema, final magnífico.
    Abrazos, al leonardo del 2009 que regresa lanza en ristre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s