arrancarse la cara

ooo
y quién debería arrancarse la cara
y quién no

si en el revés de la retina el desdén mutila los muñones
si el hedor se ahoga en el filo transparente de las cocinas
fruncir el ceño desapareció de los genomas
para algo están los coches las orquestas
mientras la selva se desgañita
todo grita y a nadie
a nadie le importaron nunca las palabras

la vergüenza ha sido tanta tantos los horrores los vertederos
todos formando parte de lo mismo
cuatro puntos cardinales cinco continentes
la dinastía voraz de los siglos las fortunas
Dónde el hombre sin la indiferencia del pétalo y la ceniza
sin la hermandad corrupta de sus manos

qué ocurriría si mirásemos si hubiésemos mirado
y si escuchásemos qué
cuánto de todo esto se vendría abajo si quisiéramos

nosotros
nosotros mismos

arrancarse la cara ¿a quién le toca?
cavar un boquete allí donde el afán de abrir los ojos fue clausurando la inocencia
enterrarle el epitelio a los sentidos cinco veces

hacerse hueco

árboles y glaciares reencontrarán acaso la exigencia lenta de sus derroteros

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2015

2 pensamientos en “arrancarse la cara

  1. Dónde el hombre sin la indiferencia del pétalo y la ceniza
    (…)
    qué ocurriría si mirásemos si hubiésemos mirado
    y si escuchásemos qué

    abrazos, Leonardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s