Lamento de Charlie

Este 7 de enero de 2015, fueron asesinadas 12 personas en la redacción del semanario satírico francés “Charlie Hebdo”; entre ellas, los blancos principales fueron los dibujantes Charb -director de la redacción-, Cabu, Wolinski, Tignous, Honoré y el economista Bernard Maris, cronista del semanario. Las otras víctimas eran miembros del personal y de las fuerzas del orden encargadas de la protección. Otra parte del grupo, en paralelo, asesinó a una joven policía debutante y a cuatro rehenes en un supermercado cacher.

El 13 de agosto de 1999 asesinaron en Colombia, el país donde más se ha empleado la palabra “magnicidio” en las últimas décadas (y donde tantísimas personas han sido asesinadas) a Jaime Garzón, periodista y humorista muy querido por el pueblo colombiano.

Al igual que Garzón, el crimen de Charlie Hebdo fue denunciar las cosas malas y tontas  de los hombres (las gilipolleces como diría mi amigo Alberto) a través del humor, ese humor que es símbolo de libertad, de alegría, de humanidad, de sabiduría, de fraternidad, de frescura, de tolerancia, de placer, de mente sana, de vida.

La misma estupidez malvada y obtusa intentó una vez más silenciarlo.

Este poema, escrito en 1999 en homenaje a Garzón o solo para mitigar mi dolor, pasa hoy, por desgracia, a la tercera persona del plural.

000

Reían
Y eran sus risas la risa de todos
Carrizo azul por donde entraba el aire
Soñaban
Y eran sus sueños el sueño de todos
La pequeña ventana
En sus mochilas llevaban las cosas buenas del hombre

Pero hay quienes tienen las cuencas vacías
El alma dañada
Y sus carracas desiertas
Azuzaron las armas

000

a la memoria de Garzón, Cabu, Charb, Honoré, Tignous, Wolinski, Bernard Maris.

5391455

leonardo torres londoño 1999, 2015

 

12 pensamientos en “Lamento de Charlie

  1. qué tristeza. “Pierde su tiempo el fanatismo. Puede matar humoristas, pero el humor es inmortal” dice , a propósito de este asesinato, nuestro humorista Pedro León Zapata.
    Abrazos conmovidos

  2. Copio aquí un correo que acabo de recibir de mi amigo Alberto
    “Me gustaría hablaros de mi querido Charlie.

    Cuando llegué a Francia, hace ya 20 años, descubrí “Charlie Hebdo” gracias a unos libertarios. Lo leí y no comprendí nada. Perseveré y me di cuenta de que no solamente aprendía un francés vivo, rico y transgresor, sino que además tenía la fortuna de disponer de un periódico que no se casaba con nadie y que se reía de los gilipollas, de todos los capullos del mundo.

    Porque gilipollas son los fanáticos, los integristas religiosos de todo pelaje, los machistas, los racistas, los patanes, los estúpidos, los publicitarios, los obcecados con el deporte, los patrones que no tienen suficiente con nada, los políticos corruptos y amigos de las dictaduras, los izquierdistas que van del bracete con los islamistas, los tiranos bananeros, árabes u occidentales, los imperialistas, los cazadores, los taurinos, y suma y sigue.

    Y porque Charb, Cabu, Wolinsky, Honoré y mi adorado Bernard Maris eran todo lo contrario de los gilipollas que pueblan el mundo y nos intoxican la vida con su estupidez. Eran divertidos, irreverentes, ateos, cultos, dulces, humanos, salvajes, creativos, amantes de la poesía, del vino, de la ecología…De la vida, en definitiva.

    Eran la vida contra la muerte. Y los han matado por amar la vida y querer bebérsela a raudales. Sin miedo, no como los cobardes que les llamaban irresponsables cuando caricaturizaban a Mahoma.

    Y no me olvido de todos los otros, de los empleados de la redacción, de los policías, así como de los rehenes del supermercado kasher, muertos por la única razón de ser judíos.

    Supongo que, una vez pasada la emoción, con la cabeza fría, deberemos buscar explicaciones y puede que hasta logremos encontrar respuestas. No lo sé.
    Pero por el momento lo que siento es tristeza, rabia y odio. Aunque suene duro, lo que siento es odio por esos bárbaros que asesinan la inteligencia y la sensibilidad, por esos cobardes que usan fusiles automáticos contra lápices de colores. Y los odio por hacerme sentir ese odio.
    Puede sonar exagerado, pero estos días he sentido casi físicamente lo que es la libertad. Poder levantarme por la mañana, vestirme como quiero, desayunar lo que me apetece, escuchar la emisora que me conviene, leer el libro que quiero, hablar de igual a igual con mis vecinos, sean estos hombres o mujeres, franceses o extranjeros, creyentes o ateos, llevar a mis hijas caminando a la escuela y reírme, y tomarme una botella de vino o ver un espectáculo sin censura. O cagarme en dios, en todos los dioses.
    Charb, en una de sus boutades tras las primeras amenazas islamistas, asumía la idea de que vale más morir de pie que vivir de rodillas. No sé si lo decía en serio o se reía también de los lemas pomposos. Qué pena que fuera casi una premonición, que pena que haya que morir de pie, hoy, en Francia, por defender la libertad de expresión.
    Sabed que antes de que empezara a ser perseguido por los islamistas, Charlie había soportado 15 denuncias de integristas católicos. Que su ancestro inmediato, Hara Kiri, fue prohibido en 1970 por hacer una broma sobre la muerte de De Gaulle.
    ¡Pero qué banda de irresponsables, reírse de lo sagrado, de los grandes hombres!
    Ellos se lo buscaron, decían (dicen) los que confunden responsabilidad con cobardía.
    Termino con versos, unos de dolor y otro desde las tripas.
    En 1987 el poeta aragonés Angel Guinda, mi tío, fue juzgado por blasfemia y condenado en primera instancia, por un verso pintado en el muro de un café zaragozano que hubiera firmado Charlie Hebdo: “Eyacular en el ano de dios hasta su conversión al placer”. “

  3. Mucho más que una carta. Todos aquellos que defienden grandes ideas y creencias que son más grandes e importantes que las personas concretas, son altamente peligrosos para la humanidad y para la vida.

  4. Sí, es algo así, cuando las ideas son supremas que deben arrasar al individuo, aplastarlo, y deben imponerse por encima de cualquier otra consideración de orden individual o que discrepe.

  5. Se pregunta uno, en medio de todo, qué pasa hoy con el símbolo, el sentido, la palabra, el trazo… si con las herramientas que usamos para labrar otro mundo estamos siempre destinados a perder. Parece que solamente fueran decisivas esas batallas donde se utilizan armas en las que no creemos: el mercadeo, la guerra y la politiquería…

    Pese a todo, es la misión de quienes utilizamos las plumillas, la tinta, las letras, el humor y la metáfora; seguir construyendo el sentido que las armas destruyen todos los días. El juego del optimismo absurdo, que se obstina aunque todas las condiciones le sean opuestas, es lo único que nos puede devolver el valor humano en el cual creemos, y que se desgarra con las balas.

    En lo más profundo, tengo que reconocer que vivo en un mundo que está definitivamente echado a perder, desde que alguien tomó por nosotros la decisión de competir en lugar de compartir. Pero aquí seguiremos, incomodando.

    Y hablando de compartir, qué tal este poema del gran José Manuel Arango:

    “Hay gentes que llegan pisando duro
    que gritan y ordenan
    que se sienten en este mundo como en su casa

    Gentes que todo lo consideran suyo
    que quiebran y arrancan
    que ni siquiera agradecen el aire

    Y no les duele un hueso no dudan
    ni sienten un temor van erguidos
    y hasta se tutean con la muerte
    Yo no sé francamente cómo hacen
    cómo no entienden”.

  6. A lo mejor el mundo se echó a perder desde que es mundo. Las mitologías, por lo general, cuentan cómo empezó el acabóse, cómo era el paraíso y cómo la embarramos para que nos expulsaran. El que nos tocó a nosotros es tan solo un avatar de ese larguísimo proceso. Así que sí, como bien lo dice usted, compa, a seguir incomodando mientras se viva. Pensando que a lo mejor puede uno ayudar si no a un mundo mejor, sí a vivir mejor.
    Gracias por el poema de mi querido José Manuel Arango.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s