migrar – cavilaciones de Caín

ooo

cada mañana despertamos en el país de Nod
al este de Eden
cuando la luz alimenta un olvidado surco de sombras por nuestra frente

No hay fuego en los altares
ni qué decir de las ofrendas

los victimarios pasan de largo
agobiados por el celo estéril de sus espadas

gotas de sudor germinan en los brazos
El destierro no tendrá fin

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2014

4 pensamientos en “migrar – cavilaciones de Caín

  1. uno de los mejores poemas de esta serie,
    y aún Caín cavila ante la pregunta que penetró como una daga en el jardín de edén “¿dónde está tu hermano?”

    abrazos desde el oeste del edén

  2. Gracias anamaría.
    ¡Son historias tan fuertes! El destino de Caín es terrible, el pobre soporta ser el símbolo de la maldad humana, aunque las escrituras intenten suavizar la actitud de Dios para con él. Por lo general se olvida su condenación a la errancia.
    un abrazo

  3. un errante que a la vez va construyendo ciudades; no deja de ser interesante este hecho. Por otro lado, la pregunta ¿Dónde está tu hermano? es para el poeta Armando Rojas Guardia el mayor aporte que ha dado a la humanidad el judeo-cristianismo. Y sí, es una pregunta profunda, universal, hiriente, a la cual deberíamos llegar cada día y sentirnos un poco Caín cuándo no podemos contestarla y olvidamos que el Otro es siempre hermano. En este temblor y mientras “los victimarios pasan de largo” en una calle de París, me conmueve la vigencia de la pregunta.
    Abrazos, querido Leonardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s