poema de las fronteras (partir)

ooo

(enterrador no la llores
María Teresa Vera)

abandonar a padre y madre
despertarlos para
no llevarse ninguno de sus sueños

no los llores, enterrador, no los llores

000

leonardo torres londoño, obra en obra 2014

6 pensamientos en “poema de las fronteras (partir)

  1. es fulminante y conmovedor ese
    “despertarlos para
    no llevarse ninguno de sus sueños”

    porque a veces no es suficiente abandonar padre y madre (como lo dicta el mandato cristiano) sino cuidarse de no cargar con ellos, en este caso, los sueños, las pesadillas o los deseos de los padres suelen pesar mucho más que sus huesos….habría que enterrarlos con todo y sueños. Entonces, me parece que la palabra “despertarlos” en tu poema tiene un sentido determinante, pues de inmediato pasa a ser también un despertar propio para poder dar cuenta del sueño ajeno y poder despojarse de esa carga. No puedo dejar de pensar en el budismo, si sabemos que Buddha es el Despierto… Recordé a un poeta Israelí (de quien lamentablemente no recuerdo el nombre) que dijo en una entrevista que le había costado muchos años poder parir a su madre, para poder separarse de ella. Ese es un trabajo insoslayable, la separación y el despertar del sueño de otros y del propio.
    Me parece que los pocos versos del poema dan para mucho, hasta para una rumba.

    Abrazo

  2. Gracias anamaría. Sin duda el poema apunta a esa obviedad. Todos, creo, llevamos esa carga de los sueños paternales (me bastó pensar en mi padre y su frustración -o la mía- de nunca verme convertido en un médico exitoso). Los poemas cortos son atajos construídos por las palabras, son ellas las que encuentran la composición exacta para llegar un poco más allá de lo previsto. Un poco como en un juego de naipes en el que el azar, de repente, nos entrega la carta que permite la escalera flor. Y permiten también la supervivencia.
    Me alegra, tú lo sabes, este diálogo entre mis poemas y tus comentarios, de los que ya no pueden separarse.
    un abrazo

  3. la carta en este juego es el “despertarlos” que saca al poema de eso que llamas la obviedad y permite la escalera flor; esa palabra funciona como bisagra entre el despertar -los y despertar-se para no llevar-se ni llevar-los… entonces la carta oculta es que los sueños también, a veces, pueden convertirse en pesadillas, aun en su acepción de deseos o proyectos. Creo que el contenido del atajo de palabras es tan fuerte que se te apareció María Teresa Vera para que saliera con ritmo.
    Me alegran también estas palabras que van y vienen y encuentran sus atajos…

    abrazo

  4. nada se te escapa! y bueno, cuando uno se encomienda a buenos santos, las cosas salen. Nuestras compositoras (al igual que nuestras poetas), que son muchas, siguen viviendo en una especie de purgatorio editorial! Tenía en la mente aquella hermosísima canción que, de manera tan genial y rotunda, introduce Celia Cruz en la “bemba colorá” de la hija de Juan Simón, seguro lo recuerdas:
    Enterraron por la tarde
    a la hija de Juan Simón
    era Simón en el pueblo
    el único enterrador …

    y así llegué a la canción de María Teresa Vera y ya no era más sino jalar un poquito para que saliera el poema.

    en cuanto al ritmo… algún eco de “roncos atabales” subió por el río Magdalena hasta las mesetas andinas!
    abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s