qué sería de las palabras

000

000
Qué sería de las palabras
Si se apagaran las calles y en las calles
Las casas cerraran los postigos y en las casas
Los ojos se tornaran hacia adentro y en el pecho
Cesara toda agitación, dejaran de hilar las ruecas.

Si de repente desierto,
Cero, suma de ceros en el cómputo,
Como quien dice Nada,
Pura sombra,
Si de repente Silencio,
Semáforos inútiles sujetos al viento,

Y se obstruyera el último hormiguero
Por donde bajar y bajar hasta esconderse.
Qué ocurriría con las palabras
Si desbordara el aljibe de cántaros rotos,
De enseres,
Yermo el entorno, huérfano, yermos los días,
Liso el revés de las sienes,
Sin pliegues para abrigar lo más recóndito :
Las vergüenzas,
Los espejos,
Los cinco sentidos.

Y no hablo de morir
Sino de algo que rompiera los cables,
Deshiciera los lazos,
Los afectos ;
Capaz de calcinar las iras,
Y con las iras las nostalgias
Y dispersar con la ceniza de las manos tendidas
Los remordimientos.

¿Sobrevivirían las palabras si no quedara en pie
Ni el marco de una puerta, nada qué abrir,
Candado todo ?
Valdría la pena preguntárselo a los muertos
Pero nadie tradujo aún sus cuchicheos
¿En qué lengua ?
O a la tierra donde arrancaron
Lo que había en el vocablo Selva.

Si la sábila no encontrara dónde crecer,
Ni tin marín ni de do pingüé
¿Podrían las palabras,
Si no supieran donde ir, si se quedaran
Sin un sólo « qué » como sustento,
Recabar las casas
Y las casas en las calles
Y en las calles el corazón del hombre ?

000

leonardo torres londoño, obra en obra, 2009

Anuncios

2 pensamientos en “qué sería de las palabras

  1. me parece que estuvieras contándome un cuento, de esos cuentos circulares de la infancia, de aquellos que parecen laberintos o rondas o pequeñas rayuelas. o haciéndome esas preguntas del matarile…¿ y qué nombre le pondremos ? ¿ está la palabra en el fondo del mar o el fondo del mar en la palabra? o esas adivinanzas imposibles o esas trampas de espejos, o el tin marin…y si el cielo se cayera ¿me caería encima una A, como un sombrero o una filosa T, como una espada?… el juego interminable de las palabras y las cosas, nosotros las nombramos o ellas nos nombran.. ¿y si un día todos nos durmiéramos y debajo de todos los sueños las palabras se arroparan y bostezaran cansadas y durmieran y ellas nos soñaran sin alfabetos ni conjugaciones? Y si…
    No se si te guste que tu poema me remita a la infancia, pero tal vez en esos primeros juegos que protagonizan las palabras estamos siempre más cerca de un paraíso recién estrenado, donde cada palabra es aún una hoja del árbol de la vida.
    Abrazos desde esta orilla, mi querido Leonardo

  2. Es muy bello lo que dices : ” donde cada palabra es aún una hoja del árbol de la vida”.
    ¿Cómo no remitir a la infancia? has visto que el verso recrea aquel juego de “en la calle la casa en la casa la sala en la sala una mesa..”, a lo mejor en los poemas no se busca, ingenuamente, más que esa pureza esencial que tiene el lenguaje al ser descubierto, esa hojita del árbol de la vida, pero es ya un juego imposible. Cuando surge la escritura ya las palabras y aquel que las concita, arrastran muchas historias. Ya hemos sido expulsados del paraíso! pero, de alguna manera, esta miserable errancia a la que hemos sido condenados, es una de nuestras mayores riquezas.
    abrazos a la otra orilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s