descoser las palabras

ooo 

Descoser las palabras

No la liana vegetal que las enreda y entrelaza

cada una digo

volver a la niñez con la palabra hecha muñeca

dejar que la malicia hale el cabo suelto

ver deshacerse las puntadas

el hilo retrocediendo por los ollares

dejando el orificio yugular al descubierto

 

Meter el dedo

Obsceno

Por las oes y las aes y el nudo corredizo de las eles

Palpar la fibra de tiempo y ecos

La mota variopinta que tiñeron las voces de otros hombres

Los retales de felpa y tul

y los de yute y los de organza que tejieron el idioma

trama de dolores y urgencias y alegrías

 

Ensanchar el agujero

Urgar en el morfema

No tienen sangre las palabras

 

Ir desnudo

Por la cabeza dislocada

Hasta oir cómo zumban por dentro las palabras

 

Delectarse en el lexema dibujado en las costuras de los labios

Llegar hasta los ojos

Esos ojos que creíamos ventanas

Y soñábamos espejos

Y no son más que máscaras

Lentes calobares

 

Ponérselos

Para saber desde allí por qué nos duelen las palabras

Para mirar desde allí la rutina del poema

 ooo

 

para Jara de Borinquen

Leonardo Torres Londoño, 2008

Anuncios

4 pensamientos en “descoser las palabras

  1. Querido Leonardo, y si de las hilachas manoseadas de las aes y las oes brotara el zumo de las palabras, y si el nudo de las eles se apretase hasta hacerse nudo en la garganta de las d y ellas se ahogasen y lanzaren suspiros como gémulas al regazo dulce de la n y si el dedo se deslizara por el ojo asustado de la e y le sacara brillo a la mirada, tal como si la lluvia, y si tu nombre todo tejiese tu trama vegetal y si tuviese sangre,savia y vida cada retazo que te cubre, si la palabra oculta que te anima fuera el descosido de tus máscaras, y si cada palabra se trenzara en el poema que te zurce, y si te descosieras y tu poema no fuera rutina sino milagro y estallido…
    abrazo.

  2. No es muy difícil contestar a pregunta tan capciosa a un desconocido. El poema responde al dónde; en cuanto al cuándo, pues los tres puentes, por ejemplo, sólo alguien nacido a fines de los años cincuenta, y que salía de paseo por la “autopista del norte” hacia los comederos dominicales de Chía (ese nombre chibcha de la luna) tiene ese tipo de referencias.
    un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s