septem verba (tercer borrador – quinta palabra)

000

¿a qué bebida oscura nos incitan?
es verdad despreciamos el brillo de las piedras
buscamos en el aire que acaricia la planicie
la inocencia de los astros
no es posible pesarla en las balanzas así como
el arar de las palabras que son viento y son arroyos
donde abrevan los búfalos la sed que tenemos
¿quién nos obliga a lamer la sal de la roca?
otra cosa queremos
un acá pequeño un barco de papel
la isla que forman los abrazos
el manantial minúsculo del musgo
el olor a madriguera
hay que volver atrás
¿cuándo se acabó lo que fuimos si lo fuimos?
abandonaron los árboles sus hojas
¿cuándo rajó la leña el hacha y la candela la quemó?
quisimos un incendio un día sin embargo
la cantimplora está vacía no nuestra sed
¿dónde está el agua?
se la bebieron los ángeles
tilín tilín

000

leonardo torres londoño, escrito a lápiz, 2013

6 pensamientos en “septem verba (tercer borrador – quinta palabra)

  1. .. “tengo sed” : un anhelo, un interpelar, una duda, una certeza, un vacío, un descubrimiento, una condición, una constante… Cinco preguntas recorren y fecundan el poema; tus palabras arroyo y viento intentan respuestas, apelando a esos humildes sitios donde a veces hallamos algún nido de agua; alcanzar el acá pequeño un barco de papel ( recordé a Rimbaud con aquel iluminado verso “Un bateau frêle comme un papillon de mai”.) la isla que forman los abrazos o el manantial minúsculo del musgo: esas tres imágenes extraordinarias — o iluminaciones para seguir con Rimbaud– creo que son lo más cercano a un lugar para abrevar, y lo que nos salva de la hiel…sin embargo, somos un incendio y los ángeles arden en nosotros. Los últimos versos ( que son deliciosos) lanzan un descubrimiento metafísico: los ángeles también son criaturas de deseo.. tilín tilín!!
    Me han gustado mucho estos poemas, siento que se deslizan con cierta perplejidad, dan vueltas en círculo, regresan, dudan, la permanente cavilación y asombro hacen que sean inagotables.
    Un abrazo tilín

  2. Tienes razón al decir que dan vueltas, por eso señalo que son borradores, algo así como el director de teatro que hace improvisar a los actores para encontrar la puesta en escena de la obra. A propósito de los ángeles, conoces sin duda esa ronda para niños que empieza con : “musaraña, pijaraña, jugaremos a la araña, ¿con qué mano? con la cortada ¿quién la cortó? el hacha ¿dónde está el hacha? rajando la leña ¿dónde está la leña? la candela la quemó ¿dónde está la candela? el agua la apagó ¿dónde está el agua? se la bebieron los ángeles ¿dónde están los ángeles? detrás de las puertas del cielo, tilín tilín, San Agustín, corre niño que te pica ese gallo” he aquí el salto metafísico.
    abrazo y gracias por seguirme en estos vericuetos inciertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s