de la metáfora

000

¿qué jirones zurce la metáfora ?

¿qué nervaduras sana ?

no muda el mundo de piel por ella

ni cesa el desamparo

000

los rededores persisten la presión de las heridas

000

pero nadie prescinde

de abrir o de cerrar los ojos

si dura un instante el asombro

su sombra es ilusión o lucidez o alivio

000

leonardo torres londoño, escrito a lápiz, 2013

Anuncios

3 pensamientos en “de la metáfora

  1. después de encontrar el silencio en la montaña, ahora por otros caminos llegas a la metáfora, la otra cara del silencio.Recurres a las preguntas iniciales, tal vez dirigidas al lector o a ti mismo; esta vez interpelas a la metáfora, ese vehículo en el cual el lenguaje intenta llegar al resplandor: la palabra utilizada para hallar algo que está más allá de la palabra y que sólo puede ser aprehendido como relámpago, fogonazo, “instante fecundo”. Esa es su cura y su zurcir, bella palabra , por cierto, La metáfora intenta el zurcido, el unir partes deshilachadas del ser. Tras el fogonazo, queda la sombra que es “ilusión o lucidez o alivio” , probablemente , todo a la vez. Lo esencial es sólo un aleteo ante los ojos.
    Me permito compartirte unos fragmentos de un poema de Guillermo Sucre, me lo hiciste recordar. Comienza diciendo:
    “Escribo con palabras que tienen sombra pero no dan sombra” y continúa
    (…)
    “ya no volveré al mar pero el mar vive en esa ausencia que es el
    mar cuando la palabra lo dice
    y se derrama sobre la página como una mano
    ya no estaré en el bosque sino en la hoja que escribo y entreveo
    su ramaje pasa el viento
    ya no habrá más verano sino ese sol que devora la memoria
    y viene la gran noche de la arena que cubre los ojos y sólo
    podemos leer lo que no estaba escrito”

    Ahondar en el tema de la palabra en lo poético es tu tema.Este poema me abre varios resplandores.

    Un abrazo, Leonardo

  2. Gracias anamaría. Bien sabes que tus comentarios me dejan siempre un poco perplejo, por la delicadeza con la que lees los poemas y la inteligencia con la que los penetras y los traspasas! Hace tiempo me interrogo, en efecto, sobre la palabra y aquí abundo en la temática de la palabra sanadora… es un poema que esboza una respuesta a la famosa pregunta : “y la poesía para qué”, y pensaba en porqué la gente la lee o porqué algunos seguimos intentando escribirla y muchos otros siguen la moda actual de ser poetas. Probablemente nos hace bien, simplemente, algo se abre, en efecto, un resplandor.
    un abrazo
    Gracias por el poema de Guillermo Sucre, un poeta que conozco bastante mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s