poema de la montaña (8) vacilaciones y traspiés

8

 

jadear

retumba la sangre

la montaña por dentro

000

leonardo torres londoño, escrito a lápiz, 2013

Anuncios

5 pensamientos en “poema de la montaña (8) vacilaciones y traspiés

  1. me ha gustado muchísimo este poema, me ha retumbado adentro, precisamente allí donde tengo mi montaña. creo que esa frase es crucial, uno lleva la montaña por dentro, ya sea que la escale o que sólo la mire por las ventanas cuando amanece; es una suerte de corazón vegetal, ctónico, que le ha ido creciendo a uno en las entrañas del alma .. De tal manera, que la montaña nos asciende, nos mira desde dentro, nos hace jadear de sólo mirarla, de recorrer sus cumbres , de respirar las nubes que la arropan… el ejercicio de subirla es un ejercicio de pertenencia, de asumirla como propia, de acompasar los latidos, el aliento, de inspirarla, de entregarse a lo que uno es desde adentro, de eso que uno se metió por dentro en las primeras miradas, en el primer azul que uno miró, en los primeros verdes, en los bordes escarpados que rompían el horizonte y perfilaban el cielo.. Estos textos . son realmente hermosos, Leonardo, Además, me parece que el hecho de que tengan la forma de haikus hace que te acerques a un compás más íntimo, más acorde al sentido de subir la montaña, tanto como hecho externo como al acontecimiento interno de recuperar la montaña para los adentros: Las pocas palabras van delineando paso a paso el poema,, se configuran en pasitos, lentitudes, respiros delicados, jadeos (indispensables) ,un detenerse a mirar, a sentir, a buscar dónde la montaña es silencio y sólo silencio, utilizar las palabras precisas, goteadas, pequeñas ramas, guijarros, piedritaS, hojas que caen… pues no se trata de pensar la montaña, se trata de ir sintiéndola y permitir que nuestra piel descubra su tacto vegetal, el poema escrito desde las raíces, desde “los zanjones de lo íntimo” (Leonardo dixit)
    Has ido destilando los poemas y eso los ha hecho potentes y con una intensa fragancia. El poema se ha ido formando como las montañas, por la erosión, el lenguaje se ha ido erosionando y ha dado paso a lo esencial que da vida a la montaña, que crece en el adentro. Sin duda y, a pesar de la distancia, allí dentro tienes tus cerros bogotanos,, que día a día, han ido apareciendo… Como ves, me encanta lo que estás haciendo, sigo contigo esperando el nuevo paso en el ascenso…. “la montaña por dentro”: me conmueve mucho, Leonardo!!
    Abrazos

  2. Anamaría, me resulta difícil contestarte porque tu lectura me conmueve de manera inusitada. Dices algo muy clave estas palabras son, quizás, más un “acontecimiento interno de recuperar la montaña para los adentros” que una mirada sobre la montaña. Probablemente tengas razón y sólo sea una representación de mis cerros bogotanos, una forma de no perderlos. A veces las palabras sirven para eso.
    abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s