subir la montaña (vacilaciones y traspiés)

5

paso a paso

por la pendiente

silencio contra silencio

 

leonardo torres londoño, escrito a lápiz, 2013

Anuncios

4 pensamientos en “subir la montaña (vacilaciones y traspiés)

  1. se tropieza con el silencio, se lo abraza, se lo recibe mientras la respiración se acelera y el corazón se va convirtiendo paso a paso en un nido de silencios , silencio acompasado …

    .la montaña y el mar son temas que me son entrañables. Gracias por traerlos, Leonardo.
    Abrazos con vacilaciones y traspiés

  2. ……y a propósito de la montaña y el mar, mira lo que se me apareció de repente:

    “(…) El Mar devora y arroja; la Montaña se prosterna y se inclina.
    El Mar puede manifestar un ala, la Montaña puede vehicular un ritmo.
    La Montaña, con la superposición de sus cumbres, la sucesión de sus escarpaduras, sus picos elevados que se alzan bruscamente, sus neblinas, sus brumas y su rocío, sus humos y sus nubes, hace pensar en el rompimiento de las olas, en las fuerzas devoradoras y violentas del mar; pero todo eso no es el alma que manifiesta el Mar mismo, son tan sólo cualidades del Mar que la Montaña se apropia.
    El Mar también puede apropiarse del carácter de la montaña: la inmensidad del Mar, sus profundidades, su risa salvaje, sus espejismos, sus ballenas que surgen del agua y sus dragones que se levantan, sus mareas en olas sucesivas como cimas: eso es todo aquello mediante lo cual el Mar se apropia de las cualidades de la Montaña, y no la Montaña de las del Mar.
    Tales son las cualidades que Mar y Montaña se apropian, y el hombre tiene ojos para verlo. (…)”
    Shi Tao

  3. No me fijé, al colgarlos, en la reciprocidad que podía existir entre la montaña y el mar… Entiendo que para una caraqueña, el mar y la montaña sean algo entrañable, viviendo en una ciudad del Caribe pero a la sombra del maravilloso Monte Avila. En mi ciudad (la que siempre será mi ciudad) está la montaña pero qué lejos está el mar!
    Lo que dices forma parte de todo lo que he ido pensando mientras trabajaba en estos pequeños ejercicios, ¿en qué momento nace el silencio? ¿de dónde proviene? ¿es el nuestro o el de la montaña? ¿es fruto del esfuerzo?
    abrazos montañeros

  4. Creo que debería ilustrar algún poema con pinturas de Shi Tao para que el encuentro y el re-conocimiento sea completo. De todas formas, es obvio que detrás de estas vacilaciones está la influencia oriental. Gracias por este bello texto.
    un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s