zapote (3)

Foto de Ian Maguire, Universidad de Florida

000

Sangre y sol

endulzan con devoción tu carne

adentro el jaguar entreabre su pupila

000

© leonardo torres londoño, obra en obra, 2012

Gracias a Ian Maguire por la autorización para publicar la foto.
Anuncios

10 pensamientos en “zapote (3)

  1. Quien pensó que un dios había dejado su escritura en la piel del jaguar, no imaginó que dentro del zapote escondió su pupila…
    y la pupila afiló su lengua felina : acaso tú, Leonardo, y Tzinacán vieron las catorce palabras?!!!

    me encantó
    beso

  2. No recordaba la maravillosa y sorprendente incursión de Borges en tierras aztecas. Todo intento por escribir un poema es, puede ser, de alguna manera, la búsqueda de esas catorce palabras. Toda fruta puede ser un atributo del dios. Todo nombre de fruta puede contener las sílabas cuyo verdadero orden es impronunciable. Todo poema a una fruta es la pretención vanidosa de desvelar un misterio, en verdad, sólo la lengua, la otra, conoce su verdadera esencia.
    la palabra zapote, de origen náhuatl condujo la escritura. También está el mamey, palabra taína, igualmente hermosa. Pero mi recuerdo se fija en cierto sorbete de zapote que alguna vez bebí en el puerto de los pegasos en la heróica ciudad de Cartagena de Indias.
    Un abrazo

  3. tu respuesta es tan bella como el poema, sólo te doy un vuelco, toda fruta es un poema que desea ser comido, como un dios que espera ser devorado , en otras palabras un teocualo,
    Bello recuerdo el tuyo, en el mismo sitio me bebí uno de parchita, entre los pegasos y el Caribe. Preciosa ciudad.
    abrazo

  4. Tengo que ver lo del teocualo…
    En todo caso no quiero hacer un catálogo de frutas que no me hablen personalmente, en ese sentido tienen que ser frutas que ya han sabido acercarse a lo íntimo.

  5. Hola Leonardo, me han encantado estos poemas sobre estas frutas desconocidas en este lado del mundo y tan extraordinarias. Imagino que su sabor estará a la altura de sus rotundos colores.
    Un abrazo,

  6. Espero que cuando vuelvas a salir a caminar para darle una vuelta a nuestra América, puedas delectarte con alguna de estas maravillas que la generosa Natura ecuatorial pone a nuestro alcance.
    Gracias,
    un abrazo para ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s