romper las brújulas (15)

romper los imanes obstinados de las brújulas

hasta dejar exhaustas las agujas y

despojar cada norte de su cebo

quizás en la redondez perdida de la tierra hallemos

la lentitud de la inocencia

que nos cure del afán y la codicia  que hemos sido

y renazca el cielo una vez más

multiplicando las resquebrajaduras

enmudeciendo sextantes y zodiacos

nuevos cómputos vendrán acaso

talvez nuevas palabras

la fresca cursiva del deseo

como una estrella en cada mano

para echarse a andar

hombro con hombro

hacia la comba de lo incierto

© leonardo torres londoño, obra en obra, 2012

6 pensamientos en “romper las brújulas (15)

  1. La voz de tu poema abre las brújulas a otros puntos cardinales, ya no son instrumentos sino diminutas palpitaciones de la vida;me gusta cómo llevas el poema hacia otra realidad donde los nortes crecen en el sur,cómo conduces al que te lee a sentir que hay una nueva inocencia con la cual es posible inscribir nuevas coordenadas, que lo que parece rígido e inmodificable tiene la curva caricia del horizonte, que lo incierto es lo más certero, precisamente por su comba. Trazas un mapa criatura viviente con “la fresca cursiva del deseo”. Siento que hay un corpus en lo que vienes escribiendo, esa forma de ir rompiendo y tanteando nuevas direcciones: una brisa sutil se posa en tu ventana, redonda y trémula,como un pajarito rojo…
    Saludos y abrazo sin brújula

  2. ¡Me encanta!

    Me habla de la fe, una fe dudosa pero fe al fin y al cabo en el Hombre y en su posibilidad de cambio; una fe en el cambio del mundo y por ende del cielo, producto de este mismo cambio que es posible; me hablas, al final del poema y de los días, de una única real y posible salvación en lo común, salvación al mismo tiempo imposible, pero no por ello no cierta.

    Leí cada verso como recogiendo piedritas del camino por ti puestas , para llevarme contigo de fe en fe hacía lo incierto, ineluctable final.

    Abrazo, abrazo.

  3. Los puntos cardinales viven en una posición de monopolio (como los supermercados carrefour alrededor de mi casa), incluso existen peligrosas jerarquías (el norte siempre positivo, el este también es una buena dirección ya que allí nace el sol, el sur en cambio, ay ay ay! etc., etc..); aunque no sé si cada poema del conjunto apunta hacia una dirección realmente diferente (puede que haya muchos dobles, o repeticiones u obsesiones viciosas) me va pareciendo que la idea es encontrar otros derroteros, o simplemente salir de sí un poco, hacer resurgir ciertos temblores olvidados, volver a ser algo que ya no sabemos ser y que era bueno, no sé, cosas así. La brújula tradicional cuya redondez es finalmente, bastante ‘cuadrada’, quizás podría ser un obstáculo para ello.
    Gracias por tu trino pues,
    un abrazo

  4. Bueno, María, es verdad que hay días en que me gustaría creer en la posibilidad de esos cambios, y en el camino común… no creo que seríamos muchos de todas formas… pero algo habrá que romper ¿no crees?
    gracias por tu fiel lectura y las piedritas,
    Abrazos con fe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s