El resto es prisa (nueve)

el resto es prisa usura
lengua imperial de la eficacia
las cifras rebasan el infinito a cada instante
de prisa cada tarde más de prisa
cómputos balances proyecciones
dormir es un delito –te lo dicen desde niño
soñar un trampolín para el engaño

el resto es prisa
brutal desencarnada
los suicidas se desangran sin salir de la oficina
dejando en herencia un arrume de tareas
y el cadáver
altanero
rojo en la columna « debe »
su protesta se pierde en otras efemérides
cero a la izquierda
pasar pasar la página
cómputos balances proyecciones

ponerse en el grano de arena que encasquilla los mecanismos

© leonardo torres londoño, obra en obra, 2011

8 pensamientos en “El resto es prisa (nueve)

  1. Leonardo, le sacas brillo y filo a la palabra para que sea “la lengua imperial de la eficacia” contundente, de la ironía pasas directo a la disección cruenta del atrapamiento social, que no deja por eso, de invitar a otra reflexión más íntima sobre la propia usura o la prisa elegida.

    “los suicidas se desangran sin salir de la oficina”
    y la oficina puede ser más que un lugar, pude ser un estado interno

    el último verso es un disparo, demoledor

    abrazos

  2. De acuerdo con el comentario de anamaría, tanta prisa nos mata, nos roba la vida poco a poco, ojalá ese “debe”, rojo en la columna, pudiera borrarse de ahí y de la mente de alguna manera.

    Saludos y éxitos

  3. Tus lecturas, anamaría, se adentran siempre al donde yo no sé del poema. Espero haberme despojado o irme despojando del tono imperial (la rimbombancia, la elocuencia, cosas que he practicado asiduamente) y de la pretenciôn de la eficacia; quisiera que mi lengua apuntara a lo otro, lo que brota sin atropellos, sin querer imponerse, lo que comparte, la floraciôn diminuta del musgo, de la vegetaciôn de nuestros pâramos. Me parece importante conservar un cierto referente social porque, al fin y al cabo, somos cada uno parte de ello. El verso que citas surge de una serie de suicidios que ha habido en algunas empresas francesas, pero ya ves, tu lectura le da una vuelta de tuerca (para mi insospechada) abriendo perspectivas. Con lectores como vos…
    Gracias

  4. Blueandanit! es una linda sorpresa leerte en este rinconcito. Hay que resistir desde el margen de un sistema que nos acosa, desde allî donde se nos considera como pérdida.
    Gracias y suerte

  5. Cómo señala, cómo pone el dedo en la llaga, este poema. Y sigue la barbarie…

    barbarie.
    (Del lat. barbarĭes).
    1. f. Rusticidad, falta de cultura.
    2. f. Fiereza, crueldad

    Me encantó, me reafirma y me rebela.

  6. la dirección de la infancia,leerlo me fué entregando al vértigo con que cada palabra y su ritmo me llevó en dirección correcta certera hacia ese espacio y tiempo redondo de adentro y afuera, que me inmiscuye .tu poesía me llegó por la gran anamaria hurtado amiga de andanzas y amantes de las bellas letrasjiji! salud leonardo te dejo mi correo vivo en tenerife matilde cánepa

  7. Gracias Matilde, y gracias a anamaría por andar recomendándome y por sus impresionantes lecturas. La infancia siempre habrá que llevarla bien guardadita. Todos nos inmiscuímos allí, sólo que, adultos, lo olvidamos. Quizás la poesía o el arte en general sirve para recordarnos algunas direcciones perdidas. Gracias nuevamente y
    salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s