poema del otro (cinco)

En los templos se cubren las cabezas bajo un dios incontinente,
Reine el orden, los rebaños,
la ceguera mortal que arma los ejércitos.
Huesos calcinados al sol de las fronteras :
el otro, el otro en hordas, suenen las alarmas,
todo picos, pestilencias, catecismos.

No.

encender el otro
ser hogar para su lumbre
artesa
salir de sí
las palabras nacen para ir a contrapelo

para abrirse
no tienen dirección las muchedumbres
mejor así
ponerse al nivel de todas las miradas
hasta que surja en el múltiple borroso
la nitidez cómplice de un rostro
de una voz
capaz de derribar la crispación de las murallas

© leonardo torres londoño, obra en obra, 2011

4 pensamientos en “poema del otro (cinco)

  1. Ay, querido Stalker, para eso sería necesario que alguien los leyera, en este momento me pregunto de qué sirve escribirlos, salvo para derribar mis propias murallas, y eso no es suficiente, me parece. Gracias por acompañar estas reflexiones de las que no estás ausente.
    Un abrazo

  2. “hasta que surja en el múltiple borroso
    la nitidez cómplice de un rostro
    de una voz
    capaz de derribar la crispación de las murallas”
    poema anunciación , videncia,, escucharte y derribar murallas es más que suficiente, leonardo, no cabe la pregunta sobre si sirve de algo escribir, el lector comienza en el propio adentro, es hogar para su lumbre, escribir es como un rio, dijo alguien y allí nos sumergimos, pocos o muchos, no importa, lo importante es el derribe de murallas y el fluir-encender
    un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s