Poema mirando una fotografía

En muchas de sus fotos aparecía el mismo hombre. Cambiaban épocas, edades, los trajes, el mar quizás. Se le veía en Novgorod, Addis Abeba, Mompox, Montevideo.
Los otros -¿qué otros?, decían que era él.
En efecto, a veces se detenía en alguna donde reconocía un aire familiar, una forma de mirar, algo vago que lo interpelaba en lo más íntimo, sin llegar a convencerlo.
Y seguía buscando una fotografía de la que pudiera decir, sonriendo :
-éste soy yo, en mi, durante el viaje.

© leonardo torres londoño, obra en obra, 2011

Anuncios

10 pensamientos en “Poema mirando una fotografía

  1. Qué difícil reconocerse en una fotografía, estar ahí, con un centro visible, nosotros que nos vamos haciendo periferia desde tan pronto…

    un abrazo fuerte, Leonardo

  2. Leonardo, es un poema diferente a todos los tuyos que he leído, casi parece un microcuento. Me encanta la prosa poética, como la que has hecho.
    Un abrazo,

  3. Emily, no sé si comparto la opinión. Encontrar al/lo otro puede ser encontrarse, en el encuentro. No encontrarse sólo en sí. No sé si el propósito sea encontrarse, pero considero problemático el hecho de perderse, de no reconocerse, de no reconocer su propia vida. ¿quién somos? ¿quién hemos sido? ¿yo soy yo? ¿qué parte de nuestra vida es nuestra?
    Gracias por las huellas.

  4. Sí, querido Stalker, difícil. Las fotografías siempre andan ahí interrogándonos e interrogando a los otros (pienso en todas aquellas que publicas en Lost in Marienbad). Pero hacerse periferia ¿es tan malo acaso?
    Abrazos

  5. Así nació, querida Niée, la forma se impuso. No sé si sea poético o no, en verdad no me preocupa, aunque le haya puesto el título virtual de poema. Hay una reminiscencia de algún poema de José Emilio Pacheco. Vuelvo de un viaje y estuve mirando las fotos (ese exceso desmesurado e inútil de fotografía que ha acarreado la digitalización) y entonces nacen estas preguntas que, en realidad, tienen mucho que ver con mis temas recurrentes.
    Un abrazo desde la primavera

  6. “sonriendo”. Y sé que se trata de sonreir de forma abierta, satisfecho por un hallazgo a priori inusual. Encontrarse a sí mismo en plenitud en una foto hecha durante un viaje. No posando de forma pasiva, pasajera, … sino más bien en una instantánea en la que nos hayan tomado en actitud activa, abierta, receptiva en cuerpo y mente. No se trata de la recurrente disputa turista/viajero. El poema va más allá … o más adentro.

    Todo ello según mi lectura, claro.

    Un abrazo,

  7. Eso funciona como la televisión: las imágenes no son más que eso, hasta que las junta uno con otras y construye algo con ellas… ¿Qué ha construido con ellas, Leonardo? jajajaja

    Afortunadamente los poetas son quienes mejor juegan con el sentido. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s