Poema sin (huis clos)

Y de nuevo a por lo que
afuera
lo que siempre casi
nomás casi
igual nada lejos
una y otra vez
A veces shhhhh
muy muy así
por lo por dentro
sin
sobre todo sin
apenas en
entre
un como si
Y a veces
a veces
así de una
aunque despacio sí
pero de frente
hacia
aquí
¿aquí?
en ascuas
como que poco a poco
cada vez menos sí
y cuando ya casi
cuando a punto de
———————–afuera
———–por fin
adentro
en el instante mismo
otra vez casi otra vez
nada
fuera
lejos

a scl, sin la llave.

© leonardo torres londoño, obra en obra…

Anuncios

16 pensamientos en “Poema sin (huis clos)

  1. Nada. Fuera. Lejos.
    Este poema es simplemente lo mejor que he leído hoy, ayer. Lo dice todo. Y, ya en subjetivo, me deja con el sabor navideño que estaba buscando.

  2. Bueno Jose, si ya te dice algo a ti, pues entonces es que tu lectura lo ha completado a su manera antinavideña, y ¿cómo no alegrarme, aunque estas fechas nada tengan que ver con él? De todas formas la lectura de lo que escribimos no nos pertenece y lo que cuenta es que haya algún hilo que se enrede. Y esas lecturas siempre nos enriquecen. Hay poemas de los que uno está más o menos seguro (ingenuamente) y otros que llevan la carga ladeada, como éste, tu lectura me es preciosa. Gracias
    un abrazo desde mi lejos

  3. Me acerco sin llave, pero no sin sensaciones, muchas se desprenden del poema. Si tuviese que situarlo lo haría en el plano de la frustración, en lo volátil de las manifestaciones, en el casi pero no, …para mí este poema es el camino, no es la meta, es tenerlo frente a los ojos y no alcanzarlo…supongo que esta sensación está muy unida, o podría estarlo, a aquella definición de hermetismo que tú me indicaste con tan buen criterio; “aquella imagen que pese a haber sido buscada y rebuscada, sabemos que no es pero se acerca, porque LA imagen no se ha impuesto todavía a sí misma, no se ha encontrado.”, o como diría Huidobro, la imagen no ha “florecido”.
    Gracias por describirlo así, haciendo piruetas que me obligan a permanecer despierta en toda la lectura, y eso me encanta.

    Un abrazo, amigo.

  4. Qué misterioso poema, qué juguetón además con el lenguaje. Sugieres todo, no evidencias nada. Le extraes la música a las palabras y como casi siempre que te leo el dolor está, entre el juego y ¿porqué no?, la risa. El dolor del excluido, del apartado, del extranjero, del que no la logra, y si algo logra es estar afuera y añorar.

    Feliz cambio de año, Leonardo.

  5. Cuanto más se suelta tu escritura más vuelo adquiere. No se trata sólo de una dimensión lúdica; es la irrupción de lo descontrolado en la producción de sentido. Y esa proliferación de preposiciones, esas peripecias del lenguaje, esa elipsis constante, dan rienda a la imaginación, no para concluir, no para entrar, para quedarse así,

    en el instante mismo
    otra vez casi otra vez
    nada
    fuera
    lejos

    como un perro o un desamparado pidiendo qué, pidiendo qué.
    Un abrazo fuerte,
    Arturo

  6. Frustración dices, Sara, volátil, me gusta el adjetivo. No sé si siempre alcancemos las cosas, a veces, muchas veces, debemos contentarnos con un casi, quizás porque no sabemos cómo abordarlas, aunque sabemos que el casi es lo mismo que nada. A lo mejor es preciso buscarlas desde dentro, para tener, al menos, la sensación de alcanzarlas un instante. Creo que todo está en el acercamiento múltiple, en hacerlo una y otra vez, en no cejar. El poema es un camino que se abre con la primera palabra y se cierra unas líneas más abajo, aunque no siempre lleguemos. A lo mejor tampoco sabemos dónde debemos ir. Y ver los caminos que los otros trazan, caminos como el tuyo, es un estímulo permanente.
    Gracias por tu presencia
    Un abrazo

  7. María, me hubiera gustado colgar una versión leída pero no logro hacerlo, porque creo que el tono añadiría algo, lo haría menos misterioso y pondría de realce la melodía que yo escucho al leerlo, dándole quizás un mayor sentido. Quizás estar afuera es no estar ni en la acción verbal ni en el nombre de las cosas. Vivir en el casi, disociado, como a veces cuando no logramos hacer entrar el poema en nosotros para poder entrar en él.
    Igualmente, felicidades para ti, y gracias por tu compañía a lo largo de todos estos meses.
    Un abrazo

  8. Gracias Arturo. Soltarse no es fácil, además debemos empezar cada vez y el vértigo es no poco. Estos dos últimos años de andar por la blogsfera han sido de gran alimento, pero cada acto de escritura es un laberinto y la inseguridad crece, la inseguridad del casi. Quizás el poema traduzca algo de ese desamparo, sí, pidiendo qué.
    Pero a vos te va un abrazo sin elipsis.

  9. …en ascuas y en el instante mismo, este poema quema y deja un temblor muy muy así…
    abrazo no tan lejos…aunque si…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s