Poema del estanque

Como el estanque
donde la fruta, que ha esperado del sol el fin de la romanza,
cae
y, al tiempo que los peces mudan su falso sosiego en zarabanda,
espera que la onda sola y temblorosa y muda
que agita la quietud
y alerta los confines,
vuelva exangüe
a restañar la luna quebradiza del reflejo…

también así se sobresalta el corazón del hombre.

© leonardo torres londoño, cajones.

Anuncios

17 pensamientos en “Poema del estanque

  1. Este poema me ha gustado especialmente,Leonardo, creo que son las imágenes,el agua y la luna que siempre se hacen buena compañía, y el movimiento. Como suelo decir de algo cuando es sutil y profundo, es muy zen.
    Un abrazo,

  2. Leonardo, pese a su desarrollo, me pareció ver en esta poema un instante-destello: la imagen fundacional del haiku, esa pulsión que nos convida al instante…

    así se sobresalta el corazón,

    así se entrega el corazón,

    un abrazo fuerte

  3. Sin duda, querido Stalker. La pulsión de la imagen subyace al desarrollo, la posibilidad del haiku sería el centro, el resto, la expansión de las ondas. Y el salto que das en tu comentario (al que no me atrevo) es muy bello. Cuando nos entregamos deberíamos expandernos, temblar en sí y en los otros.
    Un abrazo

  4. Leonardo, hoy coincido con Niée y Stalker, aunque yo añadiría otra nota que aumenta la emotividad del poema, su musicalidad. Deliciosa lectura para inicar una semana.

    Abrazo.

  5. Sí, también así…

    Yo pasé para comunicarte que, en su día te copié este texto de abajo, y hoy lo he publicado en mi página…

    * Acerca del Tajalápiz o Sacapuntas

    TAREA ACERCA DEL TAJALAPIZ O SACAPUNTAS de Leonardo Torres Londoño tajalapiz.wordpress.com/ (…)

    Buen día, estés donde estés
    Desde Madrid: PAQUITA

  6. Querido Leonardo, a pesar del sosiego de la superficie, se intuye en tu poema un movimiento incesante, tras lo sumergido. La calma no impide una agitación demasiado íntima para decirse directamente -si es que pudiera decirse de esa forma-.
    Ese quizás sea el latido más entrañable: toda esa vida que subterráneamente habita un corazón nada estancado, sobresaltado por el temblor del agua.
    Un fuerte abrazo,
    Arturo

  7. Paquita, gracias por el eco: Ese documento está destinado a todos los escolares a quienes sus profesores piden la historia del sacapuntas!! y que terminan recalando en estos lares. Así que decidí hacer algo por ellos. Se acompaña de la historia mitológica del tajalápiz desde tiempos biblícos, destinado a los amantes de la literatura. Espero que a los lectores de tu blog les guste.
    Saludos desde Francia.

  8. Arturo, no se te puede ocultar nada… La dificultad de decir lo íntimo sí, los latidos profundos, la zarabanda de los peces del adentro. Pero siempre viene a caer algo en nuestras vidas que nos estremece. Me alegra tu visita,
    Un abrazo muy caluroso
    Leonardo

  9. Como una flecha que atraviesa el blanco, como un mango, simplemente, que cae en la piscina. Nunca pensé que ese sonido de mi infancia llegara un día a tener tanta importancia en mis escritos, pues es un tópico recurrente.
    Abrazos megafónicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s