Desilusiones (poema en obra) 2

Habría salido el sol, todo su espectro
se hubiera desprendido de los páramos donde la longitud del rojo se ensaña en los manantiales y la niebla se enrosca en los corazones con el aliento de las víboras;
y los cuchillos son, y los engaños son, y los disparos.
Hubiera sido otro día, no un día más sino otro, de veras otro,
para dejar el odio en los cajones y el agobio,
un día para querer creer,
creer que algo nos queda entre las ruinas,
que quienes siembran con tanto lujo y tanto ahínco el plomo de la codicia en sus retoños
no se llevaron todo lo bueno que en nosotros cabe.
Un día para contar los muertos,
para contarles a los muertos,
no como hoy, no,
que vendríamos pronto con algo más que palas, con algo más que flores a buscar sus tumbas, sus tumbas de verdad y la verdad adentro de sus tumbas.

Y devolverle, quizás, sólo quizás, la tierra a las semillas.

Pero…
Sombra, sombra, sombra.
Contra vientos y mareas,
Porvenir de sombras.

© leonardo torres londoño, obra en obra, 2010

ver la primera versión…

Habría salido el sol, todo su espectro,
se hubiera desprendido de los páramos donde la longitud del rojo se ensaña en los manantiales y la niebla se enrosca en los corazones con el aliento de las víboras;
y los cuchillos son y los engaños son y los disparos.
Hubiera sido otro día, no un día más sino otro, de veras otro,
para dejar el odio en los cajones y el agobio,
un día para querer creer,
creer que algo nos queda entre las ruinas,
que quienes siembran con tanto lujo y tanto ahínco la oscuridad de la codicia en sus retoños plomizos
no se llevaron todo lo bueno que en nosotros cabe.
Un día para contar los muertos, los muertos de verdad,
para contarles a los muertos,
no como hoy, no,
que vendríamos muy pronto con algo más que palas, con algo más que flores a buscar sus tumbas, sus tumbas de verdad y la verdad adentro de sus tumbas.

Y quizás, un poco, la esperanza.

Pero…
Sombra, sombra, sombra.
Contra vientos y mareas,
Porvenir de sombras.

© leonardo torres londoño, obra en obra, 2010

Anuncios

20 pensamientos en “Desilusiones (poema en obra) 2

  1. Cuelgo hoy aquí un poema que aún está en el telar y que seguro irá teniendo algunos cambios; fue fruto de la decepción de las elecciones del pasado domingo que nos han dejado sin muchas esperanzas para comenzar una etapa diferente en Colombia. Sé que es muy frágil un poema surgido de las circunstancias, pero a veces resulta ineluctable. Sólo espero que refleje algo de lo que unos cuantos millones hemos sentido.

  2. No, Leonardo, no, el botepronto te salió tal cual, es mejorable como todo (tú dices “poema en obra”, yo “poemable”) pero transmite sin retruécanos tu verdad. Y también no, perdóname el atrevimiento, al último verso, que parece rendirse. No te rindas.

  3. Querido Leonardo, hablas de un poema en obra… y termino preguntándome, cuál no lo es, cuál en verdad no hunde su raíz en la inconclusividad, en ese discurrir que ponemos término de forma arbitraria…
    El sol, entonces, no sale nunca. Es un potencial imposible: la niebla está ahí y el aire corta. ¿Qué queda en las ruinas? Además de esa “verdad adentro de sus tumbas”, sólo un poco, quizás, de esperanza. En esa incerteza, que es sombra también, nos movemos…buscando una promesa para los huesos.
    Aun así, hay una desilusión en este caso que habría que interrogar. Al fin y al cabo, ¿nos dejamos antes llevar por una “ilusión”? ¿Por qué suponías que iba a ponerse en crisis un régimen hegemónico y qué ha cambiado social y políticamente para que no se haya dado un giro a la izquierda, etc.? En fin, me parece que aunque muchos deseemos cambiar el estado del mundo, en la medida misma en que no se desarrollen políticas educativas críticas estamos atribuyéndole al “pueblo” en general una condición metafísica…
    Para seguir…
    Va un abrazo,
    Arturo

  4. Gracias José. Claro que no hay que rendirse, pero hay días difíciles. Como de costumbre cuelgo ya cosas más acabadas, éste, surge de la urgencia, y todavía le quedan retoques, en la puntuación, el ritmo, la palabra esperanza no acaba de convencerme, los tres versos finales, en particular el penúltimo, no son lo suficientemente claros, tal vez. Ya iremos viendo, gracias por tu compañía vigilante,
    un abrazo

  5. Gracias Arturo. Ya sé que como lo citas en tu blog, los poemas no se terminan sino que se abandonan, pero me parece que por lo general la gente prefiere colgar algo que ya considera como terminado, a lo menos por el momento. Igual uno no puede pasarse la vida en un sólo poema, aunque se pase la vida tratando de alcanzar ese poema escribiendo miles de versos. Adhiero a la idea de la inconclusividad del poema, pero me parece un poco abstracta, algo con lo que podemos jugar mentalmente, sin embargo, en lo concreto siempre intentamos llegar al término de un poema, aunque sepamos que sea ‘un fracaso’. De todas formas la inconclusividad del poema se halla también en su posibilidad de ser interpretado, si consideramos que toda lectura es una etapa más en la construcción del poema total. Y las revisitaciones que puede hacer el poeta no son muy diferentes de lo que aporta la interpretación de un lector.
    Sigue…
    abrazo

  6. Leonardo,
    me parece un poema de fuerza y no de renuncia. Pienso igual que tú sobre la palabra “esperanza”. Quizá no convence porque es una palabra que está manoseada por los de arriba para convencer a los de abajo que estén tranquilos que ya le llegará su momento: “Hay que tener esperanza”, “hay que tener esperanza” mientras ellos llenan sus arcas sin fondo y no dejan a los demás, que tantas esperanzas tienen que tener, ni siquiera las migajas. Por eso la palabra esperanza a mí tampoco me convence.

    El poema es como las hermosas canciones de protesta que antes se hacían. Cuando se cantaba la palabra del poeta.

    “Pero…
    Sombra, sombra, sombra.
    Contra vientos y mareas,
    Porvenir de sombras.”

    Me gusta mucho este final. Creo que la mirada que vislumbra ese porvenir tiene que decirlo. Los que leemos poemas no esperamos palabras vanas y vacías llenas de cintas de colores, queremos palabras verdaderas.

    Un abrazo

  7. Y las sombras un día se iran desdibujando hasta que la luz las haga desaparecer. Entonces continuará creciendo este porma en obra, hasta que el edificio se alce y se mantenga fuerte por mucho tiempo. Creo quçe, buscando siempre labotella medio llena, los votantes de Mockus ya han forjado los cimientos. Suerte en la segunda vuelta.

    Un abrazo.

  8. El poema, Arturo, hace alusión directa a la situación colombiana, un país sometido a una especie de dictadura mafiosa (enmascarada por los códigos democráticos) con la que muchos (y quizás, incluso más allá de las cifras engañosas de una votación, una mayoría) parecen estar de acuerdo o, no les importa, o son inconscientes de lo que en verdad representa. Así que la ilusión que evocas es bien real para una minoría y, sin duda, tienes razón en que nada ha cambiado para que se diera un giro a la izquierda. Pero es que nadie esperaba un giro a la izquierda, sólo un giro hacia una derecha liberal menos comprometida con las mafias, el paramilitarismo y la corrupción. Sólo un gobierno que intentara tomar una senda diferente, que dijera ¡alto! a lo que viene ocurriendo desde hace ocho años en especial, es decir la entrega tanto de la economía como de la administración pública a quienes más enredados han estado en las atrocidades de los últimos años. Es verdad lo que dices, nada ha cambiado, estamos muy lejos de construir las bases de un verdadero proyecto y quizás sí, caímos en la trampa de la ilusión, no queremos ver que regímenes como el colombiano tienen una fuerza de atracción muy importante. En cuanto al “pueblo”, es algo en lo que no creo. Fíjate que en mi explicación primera del porqué del poema no hablo del pueblo, sólo hablo de esa minoría que quisiera cambiar un estado de cosas, en ‘beneficio’ de la colectividad.
    Para mí, el problema es que el sol sigue saliendo encubierto o cubierto de manchas, que las mentiras van a continuar, que la justicia va a seguir disfuncionando, que vamos a seguir en la ilusión del bienestar y la “seguridad democrática” y en la negación de la realidad simplemente. Que las madres de “miles de falsos positivos” seguirán reclamando una verdad inalcanzable hasta que se les olvide, que muchos otros crímenes seguirán impunes, y se seguirán cometiendo otros tantos, etc., etc. Sí, es verdad, toda ilusión es un poco tonta. Y sigue siendo urgente trabajar aún en la sombra.
    Muchísimas gracias por tu aporte,
    Un abrazo

  9. Muchas gracias Say por tu comentario. Ya veremos qué hago con la palabra esperanza, todavía (falta de tiempo, pero lo tengo en la cabeza, así como el cuestionario de Stalker) no he encontrado una solución. Te agradezco la comparación con las ‘canciones de protesta que antes se hacían’. Lo tomo como un bello cumplido. Si algo se ha comprendido es que no todo ha sido en vano.
    Vaya, pues, un abrazo…

  10. Tendremos que obrar para encender las bombillas, Ernesto. Vamos a ver qué pasa en la segunda vuelta. En México, nos decía el otro día Paco Ignacio Taibo II en una charla, llevan ya tres elecciones donde el partido que gana pierde! Hay que sembrar aún muchas palabras para cambiar los derroteros, para enfrentar a quienes nos engañan con tanto ahínco y descaro.
    Un abrazo

  11. Pasaba yo a comunicarte la publicación en mi blog de…

    * junio 08, 2010. Instantáneas 12 y 13… (+ tajalapiz)

    Publicados en Mayo 8, 2010 por Leonardo Torres tajalapiz.wordpress.com/ (…)

    … y me encuentro tu bello poema “en obra”
    Me encanta cómo construyes con las palabras. Te lo copio, pese a su retoque pendiente. PAQUITA

  12. Imagino que también te encuentras entre los que nos dejamos ganar por una ilusa ilusión.
    Un abrazo.
    Ah, habrás visto también las dos citas (en bastardilla), de dos grandes poetas colombianos: una de mi maestro Giovanni Quessep (del poema : “alguien se salva por escuchar al ruiseñor”) y la otra del gran Panida León de Greiff (de su célebre poema : ‘Señora Muerte que se va llevando todo lo bueno que en nosotros topa…”). A lo mejor habrá muchas otras citas de las que no soy consciente. Pero dejo constancia de estas dos.

  13. Esta vez sí me hiciste reir. jajajajaj. Ay me encantan tus comentarios y nuestra conversa poetica de locos.
    En el último poema digo, despues de las itálicas, “El sol…” No un sol, el sol son todos los soles, todos los seis. ¡Ayy me encantas!

  14. Leonardo, doy por sentado que hay grados de (in)conclusividad poética. Hay un punto en que ya no se puede seguir, aunque seamos conscientes de que tras lo construido siempre está la huella de lo precario. La obsesión, pues, cede en algún punto, a riesgo de caer en la inmovilidad total: la reescritura inagotable de un mismo texto, como en “La noche de la Iguana”.
    En cuanto a la situación colombiana, desde luego, resulta doloroso lo que ocurre. Vos lo sabés mejor. Lo que conozco, por mi parte, me confirma esa “dictadura mafiosa” que asesina con impunidad en nombre del “combate al terrorismo”. Para ello, viola leyes, usa fuerzas paramilitares y apela a la tortura y la extorsión. NO es que no comprenda la “ilusión”. Quería remarcar la dimensión “ilusoria” que a veces adquieren las promesas, porque al fin y al cabo, si se nos educa en el miedo, en el maniqueísmo, en el estado de excepción, no siempre los seres humanos podemos sustraernos de “elecciones” que, desde una perspectiva crítica, resultan de lo más peligrosas. Es un círculo que sólo puede romperse con la emergencia de otra cultura pólítica.
    Algo similar ocurrió en Argentina. Esperábamos cambios político-culturales que difícilmente se podían dar, dada la hegemonía neoconservadora y sus políticas del miedo. Si a eso uno le suma la escasez de proyectos políticos alternativos con capacidad de convocatoria, lo predecible es que seguirá lo “malo conocido”.
    El pueblo, por lo demás, es una figura mistitificada, habitualmente usada por los discursos populistas que tan bien conocemos. Aún así, me pregunto –junto a algunos teóricos de la democracia- cómo sería posible una política democrática sin apelación a algún colectivo inclusivo como “pueblo”. Que una minoría busque el beneficio de una mayoría, aunque a veces tenga las mejores intenciones, no deja de ser peligroso, en primer lugar, porque no es fácil determinar qué significa “beneficio mayoritario”…
    En fin, seguimos en esa situación donde lo bueno está por inventar y lo malo conocido se expande hasta lo insoportable.
    Va otro abrazo,
    Arturo
    Arturo

  15. Bien lo dices, querido Arturo, lo bueno está por inventar… Y no sé si la democracia, en su estado actual, en nuestros países, pueda desapretar las tenazas de quienes siempre han tenido el poder. Y tampoco es seguro que la democracia sea capaz de defender un poder que podría ser adquirido por las urnas. Todavía somos muy pocos y la dinámica mundial no nos es favorable. Además creo que los partidos de izquierda o los partidos que quieren presentar una alternativa de poder, caen en la trampa de la democracia, olvidando ese trabajo de educación, trabajo de campo, por el que abogas y que fue su terreno cuando debían luchar en la clandestinidad. En cuanto al pueblo, sería una discusión larga, pero si lo colectivo es indispensable, si la ‘pericia colectiva’ debe ser el motor del cambio, si la democracia participativa puede ser posible, creo que sería una ilusión negar la importancia de una instancia dirigente que aparece en algún momento del proceso. No es que yo sea partidario ciego del ‘partido’, porque es un abuso, pero no sé cómo escapar a algo que se le parezca. Tendremos que seguir con lo malo conocido… Y, a estas alturas, no sé muy bien qué hacer con “la esperanza”,
    Un abrazo y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s