instantáneas 10 y 11

10
Ya no puedo querer cantar como los otros
no puedo más que repetirme
estoy muriendo

11
me senté a la orilla
– dejaron de pasar los barcos
mucho tiempo
– ha dejado de correr el río

Anuncios

15 pensamientos en “instantáneas 10 y 11

  1. te estoy leyendo. de atrás hacia adelante, emocionada, vibrando en todos tus registros. quiero que sepas que estoy, leyéndote, en silencio. te leo como un atlas que se despliega y muestra el teatro de los accidentes y de las ternuras. y volveré cuando hayan sedimentado en mí todas tus imágenes, de las que invariablemente aprendo a ser mejor. te abrazo fuerte.

  2. Tus instantáneas van retratando le evolución de una vida, con sus altos y bajos. Y a la vez son como ráfagas de los sentidos y sentimientos.

    Un abrazo.

  3. el río corre con incontenible fuerza
    algo nace poco a poco
    está naciendo
    se nace en el agurio
    en el retumbar del suelo donde pisas

  4. A lo mejor, querida Pájaro, Mariel, los registros no son, en verdad, muy variados (creo que son siempre variaciones de lo mismo, al fin y al cabo no tenemos otro lente para mirar las cosas que nosotros mismos), pero eso sí, no son meros ejercicios aunque no esté muy seguro de que pueda desplegarse ningún atlas, y, claro, agradezco tu lectura y epero tu regreso.
    Un abrazo

  5. Si te corta la respiración, José, entonces es que está bien escrita. Cosa que me alegra porque también me gusta. La décima, en cambio, no sé, le falta contundencia, es demasiado evidente. Quizás sólo fuera una manera de llegar a la undécima. Las imágenes están bien cuando dicen o sugieren algo verdadero, no cuando ocultan lo confuso.
    Un abrazo

  6. Leonardo, la primera, que es la que más me ha gustado, da cuenta de la agonía del artista,por ejemplo, como sifuera un pájaro imaginando que su único y repetido canto, no tiene nada nuevo que ofrecer. En mi opinión olvida que nada se da exactamente igual todas las veces, aunque lo parezca, y que son los matices los que prueban la eficacia del canto; y que es la capacidad del que lo escucha para interpretar la experiencia lo que finalmente permite hacer una reconstrucción, una síntesis personal y única. Y después, no hay remedio, todo comienza otra vez..

    Un abrazo y felicitaciones, por las miles de “lecturas” que nos ofreces en tres líneas.

  7. Pienso, claro, Niée, en el artista. Cuando deja de imitar a los otros, cuando ya ha alcanzado su propia voz y se da cuenta de que quizás ya no tiene nada nuevo qué ofrecer. El gerundio muestra que es una acción en curso, vivir es un ir muriendo. Y, sí, como bien lo dices, volverá a cantar y será otra cosa diferente, nueva, pero eso no le impide saber que declina. Puede ser una constancia que nos incita a continuar, porque no se ha conseguido la palabra, el matiz último, perfecto, que inaugure el silencio. Saber que morimos no debe ser, en ningún caso, un impedimento para vivir, al contrario.
    Es a ti, y a todos, a quienes agradezco las miles de lecturas.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s