escrito desde la verja de mi casa

van a dar a la mar
lecho y ribera
por donde va la vida va la muerte
va la vida con la muerte

+      +    +

de este lado
inmóviles
pupilas viejas aún en su niñez
pajaritas de papel irresponsables
van y vienen van y vienen por el juicio
así es todo adentro
leve
enagua que levanta la brisa
no logra trastocar el temor la transparencia de las cosas
su retiro

« dale nomás » dice la memoria
y entran el aire el sol la mano franca
a los árboles de pie
—————-muy lentos
————————les van poniendo frutos

de la verja para acá está el deseo
el relato que da sabiduría a quien lo cuenta
y en la hamaca que mezcla los cuerpos se mecen sin prisa las fatigas

de este lado
entre los paréntesis
el pensamiento
a pico y pala
por sus propios socavones

a veces surgen vetas de luz
para aclarar el mundo
y en su espejo empañado hacerle hacerse
todas las preguntas

también  está la piel buscando el frío intrépido del otro
el instante del eclipse o
el brazo tendido con la palma abierta donde
la lluvia puede caer
aplastando los ruegos y
cae la escarcha para que el tiempo finja
morirse amodorrado

+    +    +

Del otro lado
la barahúnda
donde vamos dejando los pellejos de la infancia
y la regla es tropezar, tropezar para
aprender, aprender todos los días ;
a trompicones.

« Tener correa » -decía la madre,
maquillándose :
a cada quien la máscara de sus miserias,
el paz y salvo vital para cerrar la puerta,
calarse la visera y clausurar, de un golpe, el corazón del rostro.

No lo llores, enterrador, no lo llores
,
si sobrevive cada día
entre la avaricia del sol y los insomnios.

Del otro lado  el toma y daca del mercado,
————santo y seña entre los hombres :
————baratijas son los cuerpos,
————pacotilla los saberes,
————oro la ambición y la impudicia,
————el fruto ajeno de las manos.

Y correr, correr contra el reloj que
después de apuñalar el libre arbitrio de los sueños
preside nuestros ires y venires :
Y son sirenas llamando a los hombres:
tres turnos, ocho horas,
a cada cual sus ocho horas
de verse convertido en herramienta.
Timbres que cortan de un tije-
——————————- retazo la ilusión del beso ;

todo es tiempo, falta de tiempo
al albordar la acera,
un sorbo y un adiós a cada paso,
un morirse por segundos, no hay lugar

para darse vuelta.

De cada lado un río no una orilla
nuestras vidas son los ríos que

© leonardo torres londoño, 2010

Anuncios

10 pensamientos en “escrito desde la verja de mi casa

  1. Querido Leonardo, entre todas esas paradojas, “el temor la transparencia de las cosas/
    su retiro” me conmueve: toda esa inquietud, ese desapercibir cotidiano, el giro conversacional que la memoria produce y la persistencia de deseo tras la verja no dejan de sumirme en una extrañeza que es también mía.
    La extrañeza, además, de la confusión de las temporalidades, de personajes, de voces. Polifonía poética, en la que la intensidad crece cuanto más se desordena esa superficie de textos que se solapan y corren hasta que (el sentido se interrumpe), allí donde estalla la identidad consigo mismo, allí donde somos pluralidad, surcos cortados, ser para la muerte que se resiste a los ríos sin orillas.
    Literalmente, gracias por el viaje…
    Un fuerte abrazo,
    Arturo

  2. Arturo, sabes que me dan mucha alegría tus lecturas. Aquí he traído a cuenta alguna que otra imagen que vienen desde lejos, pero las fui dejando porque siempre han estado conmigo quizás. Es todo ese adentro, donde todo está mezclado, donde no hay puntuación, donde somos de una manera armoniosa (que no elude el dolor), nuestro pequeño universo y donde el tiempo no se siente del mismo modo. Pero no es posible vivir de verjas para adentro, hay que salir, puntuar la vida, alienarse, no es posible permanecer en las orillas, porque, finalmente, no hay orillas. A cada quien de hacer su viaje, a cada quien lograr conciliar el río y sus orillas. A mí me cuesta.
    Un abrazo y gracias por tu lectura.

  3. El verso trunco del final invita a volver al inicio, a un eterno retorno que sufrirá, sin embargo, sucesivas variaciones. Algo se afila en tu palabra, en ese regreso, y vuelve a interrogarnos, desde el miedo, sin concesiones.

    Gracias y abrazos

  4. Conversamos, sin duda, conversamos. Te leo, te sigo…

    “de este lado
    entre los paréntesis
    el pensamiento
    a pico y pala
    por sus propios socavones”.

    !calarse la visera y clausurar, de un golpe, el corazón del rostro.”

    “a cada cual sus ocho horas
    de verse convertido en herramienta.”

    Estos tres últimos me gustan en particular.

    y el final (de río)
    trunco
    que no se detiene.

    Abrazo

  5. María, el pico y pala nos pertenece a todos, cada quien con sus vetas, ¿verdad? La visera, a lo mejor es una reminiscencia del Caballero Invisible de Calvino, el deber ser. Las herramientas quizás un rastro de marxismo. Y el final, bueno, a veces tenemos que volver al principio.
    Un abrazo

  6. Y a pesar de la verja, es necesario abrirla y mezclarse en los dos mundos, el seguro interior y el agobiante del mercadeo y las presiones. Y como tu mismo señalas, la regla es tropezar, tropezar para aprender.

    Me sigue fascinando el manejo que tienes de las palabras, como vcreas los versos con esa perfección que a la vez nos transmite toda la sensibilidad que pones en tus poemas, verdaderos cantos de vida y reflexiones.

    Un fuerte abrazo, poeta.

    Ernesto

  7. La fría verja ha de calentarse, deformarse, ajarse y, con el tiempo, por sí sola, sin ayuda de nadie de un lado u otro, caerse, con esos rayos -vetas de luz- que, de forma accesoria, desprenden calor y que iluminan y calientan ambos lados. Los dos ríos así, unidos, serán mucho más río.

    Abrazos.

  8. Celebes, pues sí, en lo ideal tienes razón (y sé que tu fotografía conoce de verjas). No debería existir la verja, deberíamos ser un sólo gran río. Muchos lo logran, yo creo que he fracasado en ello.
    Gracias, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s