poema fuera de Haití

Están allá
lejos
disputándose hasta la improbable lluvia
No hay calamidad
no hay ofensa
no hay aflicción que desconozcan

Sólo la inclemencia del sol en el cielo azul
que seca la garganta
sólo el hambre vaciándose en sus vientres
se muestran generosos

Si levantan los ojos hacia el cielo
no esperan nada de la esperanza

Nuestros aviones pasan lanzando alimentos

los muertos andan por ahí al garete
arropados de pestilencia
ya ni siquiera el llanto les hace compañía

Es mejor huir
Entonar cantos a cualquier dios
porque mañana estará hecho de la misma materia
y habrá que levantar las casas sobre los escombros

allí mismo

Caritativo
el olvido les devolverá
una por una
sus antiguas miserias

ltl, a la memoria de Serge Collimon, mi primer profesor de francés.

Anuncios

9 pensamientos en “poema fuera de Haití

  1. Desolador, certero. Y, lo que es indispensable para mí, es que te creo cada palabra que escribís, conmovedoramente. No se trata solamente de que crea en tu escritura. Creo en tus palabras. A la mayoría de la gente que escribe no le creo una sola, incluidos los que ganan grandes premios.

    Me estoy poniendo al día en tu casa, Leonardo.

    Destila autenticidad. Y belleza.

    Te abrazo muy fuerte.

  2. Gracias Mariel. Me alienta mucho lo que dices. Si la poesía no es verdad, como decía Keats, nos quedarían muy pocas cosas. Lo de Haití, por ejemplo, sería tan fácil derramarse en lástimas y compasiones. La realidad es más dura, más cruel (tú lo recordabas en tu Pájaro de China), histórica. El tono se lo debo a Michaux, claro, pero creo que se trata de mirar de frente las cosas, el mundo y ser sinceros con èl y con nosotros.
    Un abrazo fuerte, tus palabras cuentan.

  3. Leonardo, te leo. He estado lejos de estas nuestras letras acompañando a mi hija a casarse. Recién llego de las islas del Rosario, allá fue la boda, desconcentrada. Comienzo a asear mi casa, a caminar entre una letra y otra, a buscarme, a buscarte.

    María

  4. Es triste que este tipo de acontecimientos sean los que despierten la solidaridad en las personas. Cada que pasan estas situaciones uno mira al cielo y grita ¿por qué mejor no suceden estas cosas en las mansiones de los actores de hollywood?
    Saludos, Leonardo.

  5. María: entonces nos encontraremos. Un abrazo.
    Tomáz: De acuerdo con usted. Los Angeles es una ciudad en suspenso. Y el día que toque también renacerá la solidaridad. De lo que estoy seguro es que el pueblo haitiano tiene todavía mucho por sufrir. Saludos paisas.
    Portinari: vivimos tiempos en los que quedan cada día menos cosas para agarrarse. Gracias por pasar por esta rama.
    NIée: un abrazo para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s